“Las discográficas no pagan por ser número 1”, dice el director de Los 40

“Para mí es una suerte trabajar con todos los formatos de radio”, explica Jaume Baró, al que si bien se le conoce por ser director de la archiconocida “40 principales”, también lo es de las otras dos cadenas temáticas del grupo Prisa, “Máxima fm” y “Radiolé”. “Manejar tal cantidad de formatos podría haber sido un riesgo pero ha resultado todo un éxito”, le recordaba Raúl Domingo (Know media), moderador de la mesa sobre la radio temática organizada en el Centro Universitario Villanueva con motivo de las XI Jornadas de Periodismo , y que reunió a los directores de las principales cademas temáticas de nuestro país.

“Una oportunidad fantástica”

Baró animó a los estudiantes de Periodismo diciéndoles que es posible dedicarse a lo que les gusta. “Tenéis una oportunidad fantástica ahora mismo porque a pesar de lo que muchos piensan de la radio, es un medio que tiene un estado de salud muy bueno, es un medio muy estable. La radio temática es un modelo que ha ido a mas año tras año”, dijo. “La audiencia nos da la razón de que la radio es un medio potente” afirmó Baró.

El modelo Kiss

Kiss fue el primer modelo de radio que empezó a trabajar utilizando investigación de mercado. Es por esto que tuvo mucho éxito en poco tiempo. A partir de ahí todas las emisoras empezaron a hacerlo, pero aun así “esas herramientas nunca suplen el criterio de un programador”, opina Baró. “La aparición de Kiss nos agitó un poco a todos y nos demostró que preguntando a la gente lo que quería escuchar, lo que le gustaba o no, se podía conseguir una programación mejor”, reconoce.

Los 40 principales hizo como Kiss Fm y utilizó la investigación de mercado, que se vio reflejada en el grandísimo aumento de la audiencia, “después de un año y medio pasamos de dos millones seiscientos mil oyentes a cuatro millones”, afirmó.

La investigación de mercado es una herrramienta que funciona muy bien pero, como dice Baró, ” no suple nunca el criterio de un programador”,  aunque sí permite “hacer una radio para los oyentes”.

 ¿Pagan las discográficas para ser número uno?

La lista de éxitos es un recurso de programación que intenta reflejar cuál es la canción más popular del momento. Una leyenda urbana cuenta que las discográficas pagan para conseguir alcanzar el codiaciado “top one”. Jaume Baró lo desmiente. “Las discográficas no tienen ningún tipo de influencia en la programación”, comentaba Baró, incluso, algunas veces las discográficas han pedido que  se retire agluna canción. Es el caso de “titanium” de David Guetta.

No era un tema escogido por las discográficas para estar en radio, pero los 40 principales vislumbró el posible éxito de la canción y lo “pinchó”. Poco después la discográfica pidió que lo quitaran y pusieran otro tema que les interesaba más. Esta es una de las anécdotas que responden a la pregunta de muchos sobre si las discográficas “meten mano” en el asunto de los número uno.

En la primera etapa de los 40 Principales, donde no tenían información, la concepción de la lista se hacía a través de unas reuniones donde había Djs, productores musicales….etc. Se analizaban las diferentes listas de ventas, lo que ponían otras radios….y así intuían lo que era más popular. “Ahora trabajamos con datos y cuando una canción es número uno es porque ha sido refrendada por nuestros oyentes”, explica Baró.

El futuro de la radio

El oyente ha cambiado de perfil. La gente tiene muchas más fuentes para estar informado sobre qué es lo último en música, moda…Es por esto que el poder prescriptivo de la radio es distinto. “Ahora más que nunca la radio se ha acercado a la gente y le da aquello que quiere escuchar y trascribe que lo hace, pero mucho más alineado que antes que ibamos dando bandazos”, explica el responsable de Los 40.

Ahora todo se ha segmentado mas y, según opina Baró, éste es el futuro de la radio: “En los mercados más fuertes que el nuestro, como es el norteamericano, la segmentación y especialización son mucho más importantes que aquí”.

La radio musical refleja las necesidades sociales y culturales de la población, y en España tenemos un modelo musical muy poco especializado. “Aquí no tenemos una radio, hablo de cadena privada, de música clásica, por ejemplo. Había una y ahora es de ‘chunda chunda’. No tenemos radios que no sean de otros estilos musicales que no sean lo más comercial”, comenta Baró.

Por último, en alusión a las nuevas tecnologías, Baró explica que el día que evolucionemos hacia internet conseguiremos especialización. Cuando el “modelo radio” se adapte a internet tendremos una radio completa, ” una radio para cada uno de vosotros”.

About Beatriz Sainz de Rozas de la Serna

Alumna de 5º de Periodismo