Selu Nieto: “La magia del teatro no la tienen ni el cine ni la televisión”

Selu Nieto en el interior del ultramarinos de Puente Viejo

Tierno, amable, irónico pero, sobre todo, con un sentido del humor inalcanzable. La persona de Selu Nieto es de esas que nunca se olvidan porque solo sabe transmitir alegría. Si les dejaran con él un rato, pasarían uno de los momentos más divertidos de sus vidas. Solo hay que prestarle atención y olvidarse de todo lo demás, porque su gran espontaneidad consigue atraparte por unos segundos.

Aunque les parezca una frase hecha, cuv3 ha tenido el enorme placer de entrevistar a uno de los actores más queridos de la ficción española, Selu Nieto, que interpreta a ‘Hipólito’ en “El Secreto de Puente Viejo”, la serie que emite Antena 3 cada tarde y que está alcanzando audiencias millonarias.

Andalucía nos ha regalado a uno de los actores jóvenes más prometedores de la pequeña pantalla porque ha conseguido ganarse el cariño de millones de españoles que le esperan cada sobremesa delante del televisor.

Pregunta: ¿Cómo le llega el proyecto para actuar en esta serie?

Respuesta: Estaba ensayando una obra de teatro con unos colegas en Barcelona, que se llama La Gran ManSana. Me llamó mi representante para hacer el casting en Madrid de “El Secreto de Puente Viejo”. Me acuerdo que vine en avión porque después tenía ensayo. Lo hice y esa fue la prueba más corta del mundo porque tardé diez minutos en hacerla y dije: “La peor prueba de mi vida. Con esto no me van a llamar ni para darme las gracias”. Conocí a las directoras de casting y les dije que había ido muy bien pero que había sido muy corto. En cuanto me llamaron me jarté de llorar porque para mí era una oportunidad muy importante el poder hacer algo a nivel nacional, fijo y continuo porque siempre había hecho cosas esporádicas, a nivel nacional me refiero. Así que me eché a llorar, claro.

P: ¿Qué fue lo que hizo en el casting para que le quedara ese mal sabor de boca?

R: No era tanto el no sentirme cómodo con lo que tuviera que hacer, sino por la rapidez del casting porque lo que hice fue una de las secuencias que se grabó en la primera semana de rodaje. Yo me lo preparé y fui tal y como se había caracterizado al personaje: peinado, vestido…Lo hice y ya está. Entonces, que no buscaran nada más en eso fue lo que me dejó un poco…me pareció corto.

P: ¿Está a gusto con el personaje de ‘Hipólito’?

R: Claro que sí. Estoy a gusto, me lo paso muy bien y los guionistas, además, me dan la posibilidad de hacer muchas cosas diferentes cada semana porque cada vez se les ocurren cosas diferentes.

P: ¿Qué le aporta ‘Hipólito’ a Selu, como persona, y viceversa?

R: Yo creo que comparten la ilusión, para empezar. Los dos viven de esa ilusión continua y de las ganas de hacer las cosas. En eso coincidimos. En la estupidez también coincidimos, claro está. No sé quién es más torpe de los dos. Yo siempre he hecho el payasete pero a raíz de hacer de ‘Hipólito’ todos los días, soy más torpe de lo normal, pero bueno (risas). A mí me gusta y me lo paso bien haciéndolo. Yo claro que le he aportado. Si lo hubiera interpretado otro actor, hubiera sido otro ‘Hipólito’. Yo tenía muy claro que lo que quería aportarle es una parte tierna, no sólo cómica. Quería que la gente viera al personaje como alguien no sólo torpe, sino tierno e inocente y que sintieran empatía y ganas de ayudarlo.

P: Si le propusieran cambiar su papel por el de otro compañero, ¿cuál elegiría?

R: No sé si lo cambiaría, ¿eh? Es que yo me lo paso muy bien con ‘Hipólito’. Yo creo que el casting lo han hecho muy bien y que han puesto a cada uno donde tiene que estar. Sería imposible, claro, pero molaría sentirse en la piel de ‘Doña Francisca’. Pero ya digo que es imposible igualar el trabajo de María Bouzas (interpreta a ‘Doña Francisca’), que es maravilloso. Pero hacer de malo siempre me ha llamado la atención. De todas formas, no cambio a ‘Hipólito’.

P: ¿Se ha planteado volver a la gran pantalla?

R: Estuve ya, sí. La primera película que hice fue en 2005, si no me equivoco, y después ha habido varias. Por ejemplo La Mula, que no se ha llegado a estrenar aunque se estrenará en algún momento. Ahora tiene que estar a punto de estrenarse Impávido, donde tengo un personaje que da la casualidad de que es muy parecido a ‘Hipólito’, que salió un mes después del rodaje de esta película.

P: ¿Con qué se queda: televisión o cine?

R: No lo sé. El otro día me preguntaba una persona con teatro, cine o televisión. Yo creo que cada cosa es diferente. Pero para mí el teatro es la vida y es lo que me da la vida. Yo creo que por ahí se empieza y en el teatro es donde se aprende todo. Una vez que tengas eso, solo tienes que quitar y que rebajar. Es más complicado el proceso al revés, el ir de abajo arriba. El teatro es la base, me parece, es donde se aprende y donde se cogen tablas. Para mí es lo puro, donde está la magia que en el cine y en la tele no está igual. Me gustan las tres cosas por igual pero las posibilidades que te da el teatro son muy fuertes, como el poder estar en contacto con el público en directo y notar esa energía.

P: ¿Qué considera lo más bonito de su profesión?

R: Yo tengo un amigo que dice que “los actores son cirujanos del alma” y me gusta mucho esa frase. Puede haber historias, películas, frases, que pueden llegar a cambiarte la vida y te das cuenta de que eso es verdad. Esa posibilidad de hacer pensar a la gente que hay solución de algo o que no todo lo que os ofrecen es lo que hay. También, el hacer soñar a la gente y que se den cuenta de que la vida no es solo lo terrenal, sino que hay más cosas. Que la gente siga con ganas de escuchar y de ir más allá, poder llevarles de viaje en globo por donde tú quieras pasar y a la velocidad que tú quieras.

P: En cuanto a su personaje, ¿por dónde le gustaría que se encaminara el guión que está siguiendo ‘Hipólito’?

R: Yo creo que está muy bien donde está porque cada vez va madurando más pero tiene que estar dentro de la Familia Mirañar porque es lo que funciona. Aunque sí es verdad que cada vez se amplia más la trama y le van relacionando con más personajes y con más historias. Por ejemplo con ‘Mariana’, que las secuencias que quedan con ella son preciosas porque es muy tierno el personaje de ‘Mariana’ y ambos coinciden mucho; o con ‘Paquito’, que tiene el rol de payaso blanco y payaso tonto. Me parece que al abrirse esas tramas, están dándole a mi personaje más posibilidades de relacionarse con más gente. Estoy muy contento como estoy ahora mismo y no sé si ‘Hipólito’ debería madurar o no. Pero claro, imagino que llegará el día en que se tenga que despedir de ‘Mariana’ y buscarse una novia propia. No lo sé pero, de momento, virgencita que me quede como estoy.

About Marta Candela

Estudiante de 5º de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva (Complutense). Twitter: @MCandela_ / E-mail: mcandelam@gmail.com