Arrugas: el cine de animación español está creciendo

Arrugas narra la amistad entre Emilio y Miguel, dos ancianos recluidos en una residencia. Emilio, que acaba de llegar en un estado inicial de alzheimer, será ayudado por Miguel y otros compañeros para no acabar en la planta superior de la residencia, el temido piso de los asistidos. Su alocado plan llena de comedia y ternura el día a día del geriátrico.

Después del visionado de la película, cuyo preestreno ha estado organizado por el Centro Universitario Villanueva, el productor Manuel Cristóbal y los allí presentes pudieron intercambiar opiniones.

Manuel Cristóbal es miembro de la Junta Directiva de la Academia de Cine y FAPAE; secretario de la Junta de Cartoon y Vicepresidente de AEPA. Es miembro de la European Film Academy y miembro fundador de la Academia Galega do Audiovisual. En septiembre de 2006 crea Perro Verde Films, con la que ha producido cuatro largometrajes: El lince perdido, Los muertos van deprisa, La noche que dejó de llover, y Gritos en el pasillo.      

Cristóbal cree que existe una tendencia a animar en exceso muchas películas.“En este caso tiene la animación suficiente y creo que hay que ir a lo que llamamos la calidad percibida por el público, ya que un animador te ve todos los fallos pero un espectador de cine los ve menos”, explica. Reconoce que para financiar la película no han utilizado ventas internacionales con lo que las ventas internacionales vendrán a recuperar la parte de inversores privados y por eso han mantenido un presupuesto muy contenido. “Hemos ido a una animación más funcional”, asegura.

“Se barajó la posibilidad de hacerla en 3D pero era absurdo ya que nos dimos cuenta que sería una película más, como cualquier otra, y en 2D sería una película única”, afirma convencido.

Y recuerda que, siempre, a más presupuesto más compromiso, a menos presupuesto menos compromiso, “por eso no tuvimos que depender de nadie, lo financiamos todo nosotros, sin coproducción y sin nada”.

Buscarse una reputación

Para finalizar dio un consejo a todos los jóvenes que se quieren dedicar al cine: “Si te dedicas a ello, si hay una vocación, poco a poco vas encontrando tu sitio. Yo empecé como director y descubrí que no tenía ningún talento para la dirección y encontré lo bonito que es la producción”. Asegura que dependemos de nuestra propia reputación, “se trata de que vayáis buscando y creando vuestra reputación, y si hay algo que va a arruinarla, decidle al jefe que no lo vais a hacer”.

Poco a poco se van haciendo más películas de animación en España… ¿será Arrugas el film que abra camino a otras?

(Con información de Álvaro Druet)

About Marta Aparicio

Alumna de 5º de Comunicación Audiovisual, Centro Universitario Villanueva. @Mart_aparicio