Son pequeños pero tienen prisa por nacer

Madre utilizando el método canguro o método de piel con piel

En un embarazo, la semana veinticuatro es la semana a partir de la cual, si un niño nace, tiene posibilidades de vivir. Cuando un bebé nace prematuramente aún no está desarrollado del todo y necesita unos cuidados constantes para poder vivir.

Estos cuidados normalmente los realizan las enfermeras, y sobre todo se centran en cuidarles la piel, pues en la semana veinticuatro aún no la tienen desarrollada y si permanecen mucho tiempo en la misma postura pueden sufrir quemaduras. Para que esto no ocurra, lo que se hace es cambiar al bebé de postura cada tres horas.

Otro factor muy importante es la humedad. Nada más nacer, mantienen la incubadora con un setenta por ciento de humedad, para poder mantener al bebé hidratado, y a medida que van pasando las semanas y el bebé va creciendo, el nivel de humedad se va disminuyendo poco a poco.

El neurodesarrollo de los bebés

Los cuidados centrados en el neurodesarrollo es lo último en cuanto a cuidados de neonatos y lo que intentan es aislar lo mejor posible al bebé. Es decir, al bebé se le mantiene dentro de una incubadora, con una temperatura y una humedad alta para simular el vientre materno. Se ha demostrado que cosas tan normales como la luz y el ruido, hacen que los bebés prematuros se estresen. Por ello a las incubadoras se les ponen unos cobertores, para intentar que no les entre luz y también se intenta mantenerles alejados del ruido.

Es muy importante no realizar ningún movimiento brusco con un bebé ya que cualquier movimiento brusco es fuente de estrés para él, pero para un neonato lo es todavía más. Para ello lo que se hace es contener al bebé. Mientras una enfermera le suministra la medicación, otra le pone las manos encima para calmarle. Esto, además de ser bueno porque el bebé se estresa en menor medida, se ha demostrado que también le calma, le produce menos dolor.

Las pautas de trabajo de las enfermeras, no las marcan ellas sino que las marca el bebé. Si un niño está durmiendo no se le va a despertar para cambiarle un pañal, para darle de comer o para suministrarle cualquier medicación. Él es el que manda.

El método de piel con piel

El método canguro o método de piel con piel consiste en sacar al bebé de la incubadora para que esté con su madre o con su padre. Cuando se saca al bebé, este tiene que estar un mínimo de una hora con los padres, ya que el mero hecho de sacarles fuera de la incubadora supone un estrés para ellos. A partir de la hora, los padres pueden estar todo el tiempo que deseen, puesto que se ha demostrado que cuando los bebés están con sus padres piel con piel, se adaptan a su ritmo cardiaco y esto es beneficioso para ellos.

About Raquel Serrano Martín

Estudiante de 3º de Periodismo