“Aún está lejos la vacuna que cure el sida”

Lazo de apoyo contra el sida

En 1983 en Francia el equipo de investigadores del Doctor Luc Montagnier descubría la que sería la peor pandemia de nuestro tiempo. Desde 1981, cuando se descubrió el primer caso hasta ahora, han muerto entre 25 y 30 millones de personas por culpa del VIH y en 2009 ya había más de 33 millones de adultos infectados.

La enfermedad se extendió rápidamente durante los años 80. El poco uso de preservativo, las transfusiones sanguíneas sin un examen exhaustivo del plasma y la proliferación de las drogas agravaron la situación.

En medio de este panorama, el Doctor Carlos Barroso se decidió por especializarse en el sida, convirtiéndose en una referencia en la materia. Actualmente es director del área de medicina infecciosa del Hospital de Móstoles, donde ha dirigido varios proyectos de prueba de medicamentos para curar la enfermedad. “De pequeño quería ser zoólogo, así que los animales pequeñitos, virus, etc…también me gustaban”.

Pregunta: ¿Cómo comienza el estudio para curar el VIH?

Respuesta: Hasta 1987 no había ningún tratamiento, lo único que se podía hacer era poner parches y los enfermos siempre acababan muriendo. Ese año salió el AZT pero era insuficiente, no duraba más de un par de años, tres como mucho, después el paciente se hacia resistente a él. Hasta 1996 no sale el medicamento triple, con el que el tratamiento cobra verdadera importancia. De hecho, aún se usa este sistema de medicamente triple que se ha ido mejorando hasta la actualidad. Hay 25 medicamentos distintos que se pueden usar según las características del enfermo, su resistencia al tratamiento o su sensibilidad a los efectos secundarios.

P: ¿Entonces alguien que actualmente este infectado puede vivir bien?

R: Ahora los enfermos están muy bien, más del 90% está perfectamente pero el problema es que no se cura, sino que se queda crónico. Los medicamentos te dejan bien, con buenas defensas…. Pero si no tomas el medicamento los virus que quedan en los ganglios se vuelven a reproducir y a atacar a las defensas. Hay que estar toda la vida tomándotelo.

P: ¿No hay vías de investigación para curarla o no poder contraerla?

R: Se están intentando otras vías de investigación, pero no se ha encontrado nada que cure la enfermedad. Hay casos como el de la tuberculosis en el que sigues el tratamiento seis meses y se te quita para siempre. En esto no, y eso conlleva varios efectos secundarios como la incomodidad o el desembolso económico. Un tratamiento medio cuesta 9.000 euros al año por paciente y lo paga el sistema sanitario. Cada vez hay más enfermos, más la gente que viene de fuera… Ahora con la crisis el sistema va a cambiar. Lo ideal sería encontrar una vacuna preventiva para que la gente que es VIH negativo se la tome y no se contagie, como el sarampión por ejemplo… pero queda mucho para que eso ocurra.

P: ¿Qué otras líneas de investigación hay en marcha?

R: El otro foco de investigación son las vacunas terapéuticas, para la gente que ya esta infectada, esta bien de defensas y tiene pocos virus. Lo que hace esta vacuna es estimular tu sistema inmunológico para que tengas las defensas más altas que las personas que solo tengan tratamiento retroviral. Esta no era la idea principal pero ahora se está investigando mucho y dando buenos resultados, pero aun no se ha comercializado porque cuesta mucho dinero y con la crisis se investiga mucho menos. Además, las autoridades son muy estrictas, no dejan que te salgas de la línea de investigación. Lo que queremos es conseguir la vacuna profiláctica, terapéutica y antirretrovirales potentes que un día puedan curar la infección, pero aun queda.

P: ¿Es difícil encontrar gente que quiera meterse en los proyectos de investigación para probar los productos?

R: En EEUU es muy fácil ya que la medicina no es gratis y si te metes en el proyecto sí lo es. Hay gente que está muy mal y su seguro solo le financia una parte de la medicación así que deciden entrar en el ensayo que es gratis. Aquí es más difícil porque nos respalda la seguridad social, aunque hay mucha gente que se mete en el tema de las vacunas. Hay mucha gente que no le gusta tomar pastillas todos los días, que es un calvario… así que prefieren que les pinchen una vez al mes. También con gente olvidadiza, que si hace intermitencias en la medicación hace que el virus se haga resistente a la medicación y se mete en los proyectos de vacunas. El problema es que en los ensayos clínicos la mitad toma vacuna y la otra mitad placebo que es… agua del Carmen… pero no hay otra manera de ver el efecto… esto es algo que escandaliza a la gente de la calle pero es la única manera.

P: ¿Han tenido ustedes algún gran fracaso en algún medicamento experimental, que haya acelerado la enfermedad o la haya hecho más resistente?

R: Nosotros no hemos tenido ese problema pero en otros ensayos sí. Hay fracasos del tratamiento o incluso un efecto adverso que no se conocía. Pero también depende de la fase, nosotros lo hacemos en fase 3, cuando ya se ha hecho en voluntarios sanos y animales. Nosotros no hemos visto grandes fracasos, simplemente algunos que no aporten.

(Visited 101 time, 1 visit today)

About Jorge Saul Rodriguez

Estudiante 3 periodismo