Una visita al plató de Aída

Plató Aída visto desde arriba

Carmen Machi (Aída), Paco León (El Luisma) y Miren Ibarguren (Soraya) comparten más de 10 horas diarias en un plató de 1.000 metros cuadrados.

Tras abrir una puerta encontramos una escalera que baja al plató. La vista desde arriba ofrece espacios compartimentados, lejos de lo que se aprecia en la televisión. Más de 50 focos iluminan la casa de los protagonistas, en la que la luz varía depende del momento y el lugar. Cada separación compone el plató principal en el que se encuentra la casa de “Aída”, la casa de “Paz”, el “Bar Reinols” y la tienda de “Chema”.

Este plató fue hasta hace 10 años el más grande de la televisión. Está dividido en los diferentes escenarios que componen el particular Sitcom, contando con un escenario multifuncional que se monta para cada ocasión, como cuando los protagonistas van a otra casa, o de viaje.  Alrededor del plató principal se encuentra la publicidad que podemos ver en la serie. El product placement lo vemos en forma de tienda. Se trata de una tienda normal, montada igual que cuando la vemos por la calle, sólo que lo que hay en ellas es mentira. Así, el espectador cree que al lado de la casa de Aída hay una óptica.

Los actores repiten más de 15 veces la misma escena

Una vez bajadas las escaleras piden al público que guarde silencio, ya que están grabando una secuencia. “Lo que se está emitiendo ahora, en la cadena Telecinco, se grabó la primavera pasada. Así que esto no lo veremos a finales del año que viene”, asegura Enrique Zaccagnini, director de Relaciones Públicas de la serie.  El retraso se debe a que la cadena elige cuando emitir la programación. Zaccagnini afirma que “Globomedia es la productora que vende la serie a Telecinco y ellos deciden cuando emitirla”.

También explica que los actores se reúnen por primera vez en una mesa italiana. Todos sentados en una mesa redonda y cada uno va diciendo la parte que le toca. Al día siguiente hay ensayo en plató y luego se pasa al pre-grabado, grabado y post-grabado. Los actores en el pre-grabado llegan a repetir más de 15 veces la misma escena ya que se suelen equivocar en el guión.

Plató de Aída. Fotografía: Jorge París

“Lo mejor de la serie es que las risas son de verdad”

El plató cuenta con unas gradas para el público, que sólo acude en el momento del grabado definitivo. “Lo mejor de la serie es que las risas son de verdad, no son enlatadas” , explica Enrique Zaccagnini.

La serie cuenta con dos directores, Mar y Mario, que se encargan de todo lo que pasa en el plató (cámaras, luces, actores…). Debido al frenético ritmo de trabajo que llevan, cada director se encarga de una escena distinta de la serie y el mérito está en que el espectador no puede notar ninguna diferencia de una escena a otra. Así que ellos se ponen de acuerdo para que el nivel que sigue la serie sea el mismo en cada escena.

Los actores pasan muchas horas en este plató y cuentan con una sala de estar que no tiene más de 25 m. Ahí descansan y aprovechan para echarle un último vistazo al guión.

About Victoria Larrodé

Estudiante, 5º de Periodismo