De Madrid a Londres cruzando sólo una puerta

El puesto "Casper de la Mare"De Madrid a Londres cruzando sólo una puerta. ¡Nunca antes había sido tan fácil! Por primera vez, la calle madrileña de Serrano se vistió con enormes carteles y gigantescos pósters que anunciaban con letras e ilustraciones llamativas: Beefeater London Market Madrid.

La marca líder mundial de ginebras, asociada con los valores culturales londinenses, trajo a la capital lo mejor de sus reservas. Se trata de una fusión de encanto entre los famosos barrios de moda en Londres y el placer de disfrutar de un GinTonic mientras paseas por ellos, pero con una gran diferencia de por medio. Madrid esta vez hace de tal decorado.

El Polideportivo Magariños cubrió en el interior su suelo con una atrevida moqueta que simbolizaba la bandera británica, y sobre ella agradables puestos de moda traídos directamente de Candem o Portobello, así como una iluminación acorde con la música que sonaba ambientando el caracterizado pabellón.

Figurantes haciendo de mimos, payasos, policías de uniforme británico y graciosos personajes como Mr. Bean entretenían la larguísima cola que solicitaba la entrada a tal novedad.

Regatear en inglés para conseguir el mejor precio

Desde artilugios y maletines trendy hasta camisas y chaquetas de lo más sixties, un total de 34 puestos gobernados cada uno por sus curiosos y tan británicos dependientes llamaban la atención de  los madrileños que se paseaban mirándolo todo con detenimiento y como en cualquier tradicional mercadillo, regateando por conseguir el mejor precio pero esta vez ¡en inglés! Parkas militares, peluquería y accesorios para el pelo de lo más “cyber”, ropa burlesque y vintage, aceites e inciensos con propiedades curativas, lienzos impresos con diferentes formatos, camisas para mujer con aires étnicos, pequeños cuadros de réplicas de Banksy (el popular artista callejero), accesorios y vestidos futuristas y techno, abrigos de piel y así un sinfín de prendas y accesorios jamás vistos antes.

La ciudad que poco a poco desde hace ya muchos años se está convirtiendo en una total tendencia de lo más moderno y llamativo, hace que Madrid capture influencias para conocer cada vez más la cultura británica y las curiosidades que por el norte de Europa acechan.