Tres lecciones de superación ante 2.000 testigos

Bernad offen durante la conferencia

Cerca de 2.000 personas abarrotaron el Palacio de Congresos de Madrid para asistir al V Congreso de Jóvenes con Valores en busca de experiencias ajenas que les sirvan como arma para afrontar los problemas que puedan surgir en el día a día de esta vida que a veces pega fuerte.

En la V Edición del Congreso, con el lema ya habitual, “Lo que de verdad importa”, la organización contaba con tres ponentes de lujo: Bernard Offen, Jorge Font y Mari Mar García. Todos ellos narraron sus experiencias en primera persona siempre atándose a la forma en que han ido superando las dificultades que les planteaba la vida.

Como novedad, este año se ha instaló una pantalla donde se podían seguir los tweets de la gente que, a través del hashtag #ftLQDVI, comentaba lo que quería, estando presente o no en el Auditorio. Este periódico lo fue contando también en directo a través de @cuv3actualidad.

Antes de nada, Pilar Cánovas, la presentadora, invitó al escenario al cantante Huecco, ganador del concurso “Algo más que una canción” por su tema “Dame vida”, para que subiera a decir unas palabras a los jóvenes.

“Mi proceso de autocuración ha sido el perdón”

Bernard Offen fue el primer ponente de la jornada. No fue una conferencia como las otras en cuanto al formato, pues se trató de una entrevista en la que él respondía a lo que le preguntaba el entrevistador, sentado a su lado.

A los 10 años, Offen vivió en primera persona el genocidio nazi. Fue condenado a vivir en cinco campos de concentración por el único motivo de ser judío. Todo comenzó un día en el que le separaron de su madre y su hermana, quienes se trasladaron a otro campo en el que fueron asesinadas.

“Una vez dentro de los campos de concentración, lo peor fue el robo de los alimentos entre los presos”, dijo en alusión a la siempre falta de civilización que ha existido y existe en el mundo. “Intenta imaginarte a cuatro hombres famélicos delante de una barra de pan”, señaló. Al principio, Bernard Offen no entendía por qué estaba preso, no sabía si sólo era por el mero hecho de ser judío. “Me enfadé con Dios, sentía ira” contaba. Tuvo muchos diálogos internos, pero le podían más las fuerzas y las ganas de vivir.

Una anécdota que contó al Congreso fue la de los traslados en el tren que le llevaba a cada campo de exterminio. “Teníamos que hacer nuestras necesidades ahí mismo, en una esquina del vagón, con un montón de judíos llenándolo”. Aún en esas circunstancias seguía luchando, para un día llegar a cumplir su sueño, una vez terminada la guerra: poder hacer cine y contar lo que pasó.

Una vez que fue rescatado por el ejército americano, lo primero que tuvo que hacer para poder curarse fue perdonar a todas las personas que le hicieron daño. “He perdonado a los que me hicieron todo, es necesario. No gano nada guardando ira”. De hecho, dijo algo que marcó a los allí presentes: “El proceso de auto curación ha sido el perdón”. No obstante, al ser interrogado en el turno de preguntas por uno de los asistentes “¿qué haría si tuviera a Hitler delante?” respondió con gracia: “Me gustaría verle detrás de unas barras como a un mono loco”.

“Mi vida marcha sobre ruedas”

Font durante la conferencia

A continuación le tocó el turno a Jorge Font, mexicano, gran promesa en el esquí acuático a la edad de 19 años, pues llegó a ganar grandes premios a nivel mundial. Pero un accidente mientras entrenaba para el Campeonato Latinoamericano le dejó sin movilidad en la mayor parte de su cuerpo. Desde entonces, la vida tal y como él la había conocido nunca fue la misma.

Con un aire agradable y una voz potente, pero con sentido del humor, Font rompió el hielo: “Mi vida marcha sobre ruedas”. A partir de ahí, el conferenciante atrapó a su público durante hora y media. Y nadie quedó indiferente a sus palabras.

“Lo peor de todo es salir del hospital -dijo- salir a la vida real y enfrentarte a lo que ya no eres o tienes”. Cuando volvió a casa, su madre apuntó una lista con actividades para que sus amigos se unieran. “Tuve que volver a aprender a escribir, a toser”. Emocionado, contaba que jamás hubo un hueco en blanco. Entonces citó unos versos de Joan Manuel Serrat: “Bienaventurados los que catan el fracaso, porque reconocerán a sus amigos”.

Font tuvo a los asistentes en una constante nube. Quiso acordarse (siempre lo hace) de sus amigos, quienes le enseñaron la mejor terapia, “La Tacoterápia”, que consiste, según Font, en irse a tomar unos tacos con tus amigos y pasarlo bien.

“Hay tres cosas que no se me han paralizado: el ojo izquierdo, la imaginación y la memoria”, contaba con alegría Jorge Font, a quien le gusta ver la vida como un regalo, algo que de por sí no merecemos, pero que se nos da y por eso hay que aprovecharla al máximo hasta en los momentos en los que parezca que ya no queda nada. “La vida no siempre se puede alargar, pero si ensanchar. Lo que hay que hacer es agarrarse a ella, y quién vive la vida como un regalo y la regala a los demás, jamás se quedara solo”.

Para terminar, su esposa y su hijo subieron al escenario, lo que provocó la ovación incansable de los jóvenes.

Marimar durante la conferencia

“No tengo miedo a nada”

La última conferencia de la jornada llegaría de la mano de María del Mar García. Es la mayor de una familia numerosa y desde los 6 años se encuentra en una silla de ruedas.

Actualmente tiene 20 años y, como su enfermedad no está diagnosticada, ella cuenta que la había bautizado como “la enfermedad de Mari Mar”. Según ella, “el miedo paraliza el alma”, por eso no deja de luchar y de vencer el miedo.

Junto a Jaume Sanllorente, fundador de la ONG “Sonrisas de Bombay” y ponente de la III Edición, que le ayudó a contar su experiencia al Auditorio, pudo transmitir la sensación de que no hay barreras de ningún tipo: “Yo hago una vida normal”.

Aún con su incapacidad, ella no se ha venido abajo sino que ha querido continuar. Lleva una vida corriente, y se divierte igual que lo haría si no tuviera esta enfermedad. Mari Mar no tiene miedo a nada. Después, Pablo, del conocido grupo “Lagarto amarillo”, le enseñó una canción que había hecho para ella.

(Con información de Gonzalo Medina)

About Gonzalo García-Nieto Sánchez

Estudiante de Periodismo y Administración y Dirección de Empresas Internacional (ebs).// Student of Journalism and European Business School Sígueme en Twitter// Follow me on Twitter: @gongns