The Nature Spirit: el ciclo de la vida

"Viento", obra textil de Yoko Kataoka

“A las 14:46 de aquel día, despertó el mar profundo y la vorágine del inmenso tsunami hizo desaparecer toda la vida cotidiana de las familias y la historia de la región al instante”. Así describe la Organización Internacional “World Textile Art” aquel trágico viernes 11 de marzo de 2011 en el que un tsunami asoló la costa de Honsu, en Japón.

La exposiciónThe Nature Spirit” reúne el trabajo de 16 artistas japoneses que nos ofrecen su particular visión de la naturaleza desde el 18 de noviembre hasta el 15 de enero en el Museo del Traje de Madrid. Organizada por World Textile Art y el Centro de Arte Complutense de la UCM, esta exposición “reúne tradición y actualidad con la naturaleza como escenario” según la directora artística, María Ortega. Parte de los ingresos obtenidos de la venta del catálogo irán destinados a la Fundación Cruz Roja Japón.

“El título de la exposición tiene como eje al gran círculo de la naturaleza y se articula sobre 16 palabras clave que en la cultura tradicional japonesa representan armonía. La exposición se basa en un lenguaje textil y no sólo utiliza el medio textil, sino que además utiliza fibras tanto naturales como sintéticas o incluso trabajan sobre técnicas naturales”, explica María Ortega.

Durante la inauguración de la exposición, Ortega comentó que “el trabajo de estos artistas japoneses es un homenaje a la naturaleza. A través de estas obras, el público se acerca a los artistas más relevantes de Japón. Todos los materiales son ecológicos ya que los artistas a través de la naturaleza, han querido reflejar la preocupación que tienen por la globalización y la crisis medioambiental”.

Los 16 artistas y sus obras

La obra “Cosmos” , realizada por Kenji Sato, representa sobre el tejido una superposición de dibujos realizados con cera, tinta y papeles monocromáticos. “En esta obra se contempla la recreación del cosmos. Al tener una misma gama de colores, representa la monotonía y el infinito” afirmó Tatiana, asistente a la exposición.

En su obra “Nube”, Michiko Sakuma se expresa en una técnica propia utilizando papel japonés e hilo de seda. La obra transmite el movimiento del aire superponiendo finas ondas de papel japonés, del que cuelgan hilos de seda.

Además de las dos obras anteriores, las manifestaciones de la naturaleza representadas en esta exposición son: El Sol (Naoko Fujii), Luna ( Manabu Hangai), Tiempo (Shunichiro Nakashima), Nube (Michiko Sakuma), Bosque (Yasue Shimoshige), Tierra (Hidejo Tanaka), Hoja (Kató Ryóii), Flor ( Koko Shimomura), Monte (Naoe Okamoto), Lluvia (Asakao Ishizaki), Mar (Sugane Hara), Vida ( Yasukao Okamoto), Hombre (Junko Suzuki), Memoria ( Emiko Nakano) y Viento (Yokao Kataoka).

Para María Ortega, las obras con las que más se identifica “son el Sol y la Luna ya que representan el inicio y el final del día, es decir: el ciclo de la vida”.

Como explica en su web la directora artística, comienza su “andadura en el mundo textil de la mano del diseño, sobre la base de que la creación en este ámbito no es sólo una envoltura corpórea sino que va más allá. Durante algunos años, en mi taller de alta costura, experimentaba sobre cuerpos y volúmenes, casi escultóricos. Todo ello se convertiría en una puerta de entrada a lo que hoy se denomina artwear y el arte en movimiento”.

“Ha sido una exposición muy delicada y sentimental. La obra que más me ha impresionado ha sido  “El Tiempo” ya que es todo como muy efímero. Y al ser plumas, es algo ligero, parece que vuelan… Cada una tiene una forma distinta, pero todo con el mismo material. Para mí simbolizan distintas experiencias”, explicó Cristina Quintanar, una de las asistentes a la exposición.

About Natalia Sánchez

Estudiante de 3º de Periodismo