¿Qué esconde el edificio de la antigua Tabacalera?

Exposición en los sótanos de la TabacaleraLa Tabacalera es el sitio ideal para los curiosos, los creativos, los comprometidos, los inquietos, los artistas, los cazatalentos, los que experimentan… Para los que buscan, en definitiva. El edificio de la calle Embajadores se ha convertido, tras años de lucha, en un centro social autogestionado que promueve la creatividad de sus usuarios de forma gratuita. Cualquier persona que tenga un proyecto artístico, social, ecológico o cultural puede compartirlo con el resto del mundo en La Tabacalera.

Si pasa usted por allí puede encontrar desde una guardería hasta un huerto; desde un taller de bicis hasta una cafetería; desde una escultura hecha con ordenadores antiguos hasta una pintura al óleo. Lo único que cabe en La Tabacalera es todo. La oferta es interminable: clases de claqué, de cocina, de francés, de informática, de soundpainting, de pastelería de fantasía, de origami modular y un sinfín más de cosas impronunciables que no imaginarías que existen. Y por raros que parezcan algunos de estos talleres las plazas se agotan enseguida.
Un edificio con historia
Trabajadores a las puertas de la TabacaleraEn 1790, dos años después de la muerte Carlos III, se termina de construir el edificio, cuyo diseño quedó a cargo del arquitecto Manuel de la Ballina. En un principio se llamó Real Fábrica de Aguardientes y su función principal era la de almacenar los productos estancados del monopolio que no podían venderse libremente: aguardiente, barajas de cartas, licores, papel sellado… En 1808 el ejército de Napoleón entra en Madrid, invade el edificio y comienza a utilizarlo como cuartel. En la zona se sabía que gran parte de las mujeres del vecindario se ocupaba de liar cigarrillos en talleres clandestinos.

Esto y la falta de abastecimiento legal de tabaco para sus soldados propició que la fábrica pasase a ser ocupada  por aquellas cigarreras de forma oficial el día 1 de abril de 1809. La Fábrica de Tabacos empezaba por fin a funcionar. En 1902 se haría cargo la Compañía Anónima Tabacalera, posteriormente llamada La Tabacalera. Su buena racha se mantendría hasta 1945, momento en que la actividad empezaría a disminuir progresivamente con una plantilla bajo mínimos. El centro terminaría cerrando definitivamente en el año 2000 para quedar adscrito al Ministerio de Cultura.

A partir de 2009 el edificio se reconvierte y  pasa a ser un centro de Reproducciones Artísticas y Artes Decorativas. Sin embargo, la lucha de los vecinos para que esto no ocurriera y se destinase su función a la de centro social, concluye la cesión de un espacio de 80000 m2 para poder llevar a cabo las actividades de las que hoy por hoy podemos disfrutar en La Tabacalera.

About Marieta Zubeldia

Estudiante de 3º de Periodismo y Comunicación y Gestión de la Moda @marietaensalsa