Estambul: falsificaciones y otros muchos encantos

Estambul es uno de los lugares más turísticos de Turquía. Además, es la única ciudad situada entre dos continentes: Europa y Asia. Tiene muchos encantos, pero quizás ninguno es tan internacional como El Gran bazar. Cuv3 ha recorrido sus puestos para comprobar cómo las falsificaciones campan a sus anchas.

Conocido por la venta de imitaciones, con 4.200 tiendas el Gran Bazar es el sustento económico y cultural ( en cuanto al comercio) de la ciudad. Incluye cafeterías, alfombras, souvenirs, bolsos y relojes de imitación. Todo se encuentra ordenado por gremios según se observa en el mapa. Abre de 8 a 18 horas todos los días excepto los domingos. A la hora de comprar algo, regatear es algo imprescindible debido a que el precio que pone puede llegar a ser reducido un 40% y también por su cultura ya que tienen que aprecian que exista cierto interés por parte del comprador en obtener dicho artículo.

El mercado de las falsificaciones es una industria en Estambul bien vista pero legalmente perseguida. Aunque la policía mire para otro lado, a veces tiene que actuar contra las falsificaciones. “En abril vino la policía al Bazar con abogados de muchas marcas como Louis Vuitton y nos quitaron todos los bolsos excepto los que tenemos escondidos para estos casos. Fue un gran golpe para nosotros ya que perdimos mucho dinero en un negocio en el que toda mi familia lleva trabajando toda su vida” explicó Basi Tárik, dueño de uno de los establecimientos del Bazar.

Aún así es curioso observar cómo algunas de las tiendas fuera del Bazar exhiben en sus escaparates exclusivos bolsos de imitación como “Finito de Córdoba” situada en Sultahnamet.

La tienda más frecuentada por los españoles para comprar imitaciones es Casa Pedro, situada en una de las pequeñas calles que desembocan en Sultahanamet.

Una ciudad multicultural

Más allá de su mercado más famoso, la multiculturalidad es uno de los aspectos más llamativos de Estambul, lo que demuestra que sí es posible la convivencia entre las diferentes religiones que la habitan. La mayoría de la población es musulmana y existe una minoría de cristianos, sefarditas y ortodoxos. Al ser mayoritariamente musulmana, las mezquitas se hacen ver por toda la ciudad. Suelen tener varios minaretes donde se encuentran los micrófonos y altavoces para transmitir el Adhân: la llamada al rezo. Antes de la oración los seguidores de Alá realizan la ablución, es decir, el lavado del cuerpo tanto físico como espiritual. Para ello las mezquitas suelen tener un patio donde se realiza dicha limpieza. Las mezquitas más conocidas se encuentran en la zona de Sultanahmet.

Lugares de interés

Santa Sofía fue construida en el año 532 con la intención de convertirla en templo cristiano pero, tras la conquista musulmana de Estambul, este monumento fue transformado en mezquita. Ataturk, fundador de la República de Turquía, ordenó que se convirtiera en museo. El horario es de martes a domingo de 9 a 16 horas.

La mezquita Azul es conocida por el color de los azulejos. Regidos por el Islam, están decoradoros con motivos geométricos. Se puede visitar libremente fuera de las horas de rezo y la entrada es gratuita.

El palacio de Topkapi es el antiguo palacio de los sultanes destacado por el tesoro real compuesto por diamantes, rubíes…. Las vistas al Cuerno de Oro son excelentes gracias al lugar estratégico en el que está situado.

Otro monumento histórico son las cisternas. Es un inmenso depósito de agua construido en la época romana para abastecer la ciudad ante el peligro de que el agua fuera envenenada. Yerebatán es una de las más grandes y se encuentra situada cerca de Santa Sofía. La columna de las lágrimas o las cabezas de Medusa (una del revés y otra de lado) son una incógnita por su posición, aunque se cree se diseñaron así para evitar la peligrosa mirada de la Gorgona. En la actualidad se ha convertido en uno de los lugares más famosos para escuchar conciertos (generalmente de música clásica) en Estambul.

Otra visita muy recomendada es el paseo en barco por el Cuerno de Oro o por el Estrecho del Bósforo y conocer la parte asiática.

El puente Gálata es una de las construcciones que une la parte nueva de Estambul con la antigua. Existen dos formas de cruzarlo, bien por arriba, donde se encuentran los pescadores y pasan los coches y el tranvía; o bien por debajo, donde se encuentran los restaurantes más turísticos con las mejores vistas para observar un atardecer en el Bósforo.

La Torre Gálata con 61 metros de altura, es uno de los minaretes más atractivos donde se pueden disfrutar de las maravillosas vistas de la ciudad por 10 liras.

Los olores de Estambul

El bazar de las especias es uno de los bazares más antiguos de la ciudad. Se encuentra situado en Eminönü. Su especialidad son las especias como el azafrán, los dulces turcos típicos con pistachos, los tés y los frutos secos, aunque también hay puestos de joyas y prendas de vestir. Junto a él se encuentra la mezquita Jeni y un pequeño mercado de animales (como sanguijuelas para fines medicinales), plantas y todo tipo de piensos al peso.

Hamam: El baño turco

Normalmente los hamam tienen dos partes separadas para hombres y mujeres. Otros tienen sólo una parte que usan los hombres y las mujeres por turnos. Çemberlitas es de los hamam más antiguos de todos. Está cerca del Gran Bazar. Además del baño turco, hay tratamientos con masajes.

El transporte

Lo más cómodo y accesible a los puntos de interés son el tranvía o el autobús, ya que los taxistas tienden a ir por los trayectos más largos poniendo como excusa el tráfico. Aún preguntando antes de subir al taxi cuánto va a costar, el precio final en el taxímetro suele indicar el doble y no aceptan billetes en mal estado. Es recomendable que antes de pagar cuente delante de éste el dinero, ya que también intentan decir que el billete que le había dado es de menor valor. Es aconsejable pedir el taxi en el hotel.

La vida nocturna

Los Cay Bahcesi (jardines del té) son cafés donde es típico fumar el nargile (pipa de agua), beber té o café y jugar al tradicional juego del backgammon.

El espectáculo más famoso son los derviches, bailarines masculino que giran sobre sí mismos acompañados por música de flauta y tambores. Lo más turístico es la danza del vientre o belly dance. El restaurante 360 grados ubicado en Istiklal Caddesi, ofrece durante la cena un pequeño espectáculo de danza del vientre. Se encuentra situado en la azotea de un edificio donde se disfrutan 360 º de vistas espectaculares mientras se cena.

Estambul es una ciudad multifacética diferente al resto de las ciudades que difícilmente olvidará.

(Visited 11.001 time, 1 visit today)

About Natalia Sánchez

Estudiante de 3º de Periodismo

1 comments

Comments are closed.