20-N / UPyD: El partido que se hizo mayor en una noche

Rosa Díez atiende a los medios de comunicación
Rosa Díez atiende a los medios de comunicación

En lugar de 10 periodistas, 40 medios acreditados; en lugar de banderas rosas fabricadas a mano, chapas y fulares oficiales del partido; en lugar de 9€ la copa, panchitos y coca cola para periodistas; y en lugar de apenas 70 afiliados, más de 300 simpatizantes reunidos la noche del 20-N en el céntrico Hotel Villa Real de Madrid para seguir las reacciones  de un partido en auge. Seis meses después de las elecciones autonómicas y municipales, Unión, Progreso y Democracia comenzó a ser consciente en la noche electoral del rápido crecimiento de su partido.

En poco más de cuatro años de vida, la formación liderada por Rosa Díez se ha convertido en cuarta fuerza política en número de votos, logrando ser el tercer partido más votado en varias comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, en donde consigue desbancar a Izquierda Unida.

Esperanza e incertidumbre reinaban en UPyD minutos después del cierre de los colegios electorales. Al contrario del resto de los partidos, los de Rosa Díez hacían oídos sordos a los sondeos a pie de urna que se iban retransmitiendo por las principales cadenas de televisión. “Hasta ahora no ha habido ninguna encuesta que se haya aproximado a los resultados obtenidos en las distintas elecciones que hemos concurrido. ¡Están amañadas!”, afirmaba Carlos, apoderado de UPyD. Horas después, los resultados les dieron la razón y se empezaron a escuchar las primeras palabras pidiendo la dimisión del director del CIS.

Pasaban las 9 de la noche cuando todas las miradas iban dirigidas a los plasmas, portátiles y teléfonos móviles para conocer los primeros resultados obtenidos. Tres escaños por Madrid era la primera cifra que recibían en el Hotel Villa Real. Los simpatizantes eran conscientes de que los votos del partido magenta suelen llegar al final del escrutinio, al acabar el recuento de las grandes capitales, donde la formación de Rosa Díez suele tener mayor aceptación, por lo que se comenzaban a observar las primeras sonrisas a pesar de que hasta el momento no habían cumplido sus expectativas.

Avanzaba el recuento y llegaba la primera gran noticia de la noche para la ”marea magenta”: Toni Cantó entraba al Congreso de los Diputados consiguiendo escaño por Valencia. Gritos de alegría entre los asistentes que empezaron a entonar una de las frases más escuchadas en las noches electorales de este partido: “Ni PSOE, ni PP, esta noche UPyD”

Los jóvenes cantaron el gordo

Si hay alguien que se movilizan para poner patas arriba internet, son los jóvenes que lo han demostrado durante toda la campaña electoral. Además el partido es consciente de ello y les otorgan un papel importante en la formación. A parte de ser candidatos en varias listas electorales, fueron los encargados de retransmitir los datos que llegaban desde el Centro de Datos del Ministerio del Interior.

Díez, camino de la sala para dirigirse a los simpatizantes
Díez, camino de la sala para dirigirse a los simpatizantes

El porcentaje de escrutinio subía y se empezaban a palpar las primeras sensaciones de tensión entre los simpatizantes, a la espera de conseguir el quinto escaño que le dejaría la puerta abierta para la posible formación de grupo parlamentario. Pero ese momento acabó por llegar. Uno de los llamados “estudiantes de UPyD” se levantó de la mesa de datos y con la mano en el pecho grito: “¡Cinco, cinco, cincoooo!”, fue en este instante cuando se desató la euforia en el hotel madrileño. Los asistentes empezaron a corear: “Irene, Irene, Irene” y es que la quinta persona que conseguía colarse en la cámara baja, Irene Lozano, es una de las personas más queridas del partido, (algunos la llaman ”la segunda Rosa Díez”) y aparte suponía que la formación rompiese todas las encuestas y se colocasen con los esperados 5 escaños.

Pero el entusiasmo se vio rebajado cuando el ministro del Interior, Antonio Camacho, informaba de que UPyD estaba a tres décimas del 5% que suponía conseguir automáticamente el grupo parlamentario. Los resultados conseguidos por Amaiur fueron la gota que colmó el vaso para que la ley electoral comenzase a ser el principal tema de conversación entre los asistentes. “Mañana me creo un grupo de facebook: Etarras con menos votos, con más diputados que nosotros”, declaró un joven afiliado ante las risas de sus compañeros.

Pero quedarse a las puertas de conseguir grupo parlamentario no fue obstáculo para recibir por todo lo alto a la líder de UPyD, Rosa Díez, que entre aplausos, y en ocasiones emocionada, dedicó la mayor parte de su discurso para criticar el sistema de elección de representantes y lanzó un órdago al resto de partidos: “Me comprometo a eliminar esta injusticia de ley”, declaró Díez con una intensidad que hizo poner los pelos de punta a sus seguidores en la sala. “Tenemos 200 mil votos más que CIU, nosotros tenemos 5 diputados y ellos 16” exclamó la líder de UPyD. A pesar de su indignación, mostró su agradecimiento “al más del millón de valientes” que han apostado por la formación. La canción de Scorpions “Wind of Change” (Cambio de aires), que se ha convertido en el himno del partido,  ponía el broche al discurso triunfalista de Díaz.

Dan las 12 de la noche. En esta ocasión, los camareros sirven copas a los simpatizantes que celebran el resultado, los organizadores recogen las chapas del partido tiradas por el suelo y Rosa Díez es la encargada de cerrar las puertas, todavía le quedan 20 medios por delante a los que atender. Son las ventajas y desventajas de un partido que en la noche del 20 de noviembre de 2011 se hizo mayor.

(Con información de Beatriz Sainz de Rozas)

 

About Luis Renes

Estudiante 5º de Periodismo luisrenesmoran@gmail.com @luis_renes