La ropa de invierno, en crisis por el calor

Las tiendas ya han vestido a sus maniquíes de invierno, pero con el buen tiempo y la crisis las ventas han descendido. “Lo que más se vende es ropa de entre temporada como, por ejemplo, un vestido que acabamos de vender de seda que te lo puedes poner tanto en verano como en invierno”, afirmó la encargada de la tienda Extreme. Estas semanas están siendo un poco desconcertantes por el tiempo. “También depende del día porque hace unas semanas vendimos bastantes plumíferos porque parecía que ya iba a entrar el invierno”, añadió la dueña.

Ahora la gente compra por necesidad, por lo que a no ser que tengas clientela fija, es bastante complicado que las personas compren por capricho. Este es el caso de Juana Sánchez, una tienda ubicada en el centro comercial “El Bulevar” en La Moraleja donde “las ventas continúan igual e incluso dependiendo de la semana aumentan”, afirmó la encargada Gina Torres. Las clientas asiduas, como Ana López, suelen venir a la hora de comer y “siempre cae algún vestido o un bolso nuevo”.

Las zapaterías también sufren el impacto del calor, como Jaime Mascaró, donde las bailarinas y algún par de “tacones de fiesta” son lo más vendido. Las botas continúan intactas en los escaparates. “A pesar de que la ropa de niño suele tener éxito porque cada año crecen un poco más, no se vende nada”, explicó Virginia Corbeya, dueña de la tienda “Espantapájaros”. Una clienta de la tienda explica que “las madres todavía no han hecho el cambio de armario de verano a invierno por el calor que hace”, por lo que hasta que no entre el frío no tienen pensado comprar.

Zara, una de las tiendas más comerciales y que más consume la sociedad española, continúa con sus ventas igual que en otros años. La única diferencia entre el otoño pasado y éste es que lo más vendido ahora son las camisas y lo que menos son los abrigos. Muchas personas siguen comprando la ropa de verano que queda en un estante de la tienda a precios irrisorios. “El resto de cosas como bolsos, pantalones o zapatos (más cantidad de bailarinas que botas) se venden bastante bien al ser precios asequibles” añadió la encargada del establecimiento Tatiana Bellido.

Bimba y Lola, conocida sobre todo por sus bolsos, sí ha sufrido un descenso en las ventas. La ropa de abrigo es lo más afectado en esta tienda. Donde se ha notado en menor medida es en la venta de bolsos y complementos, pero confían en “recuperar las pérdidas ocasionadas por el calor en navidades, época en la que la tienda se llena”, explicó Helena Álvarez.

En cambio, otros comercios más pequeños y menos conocidos como Griss confían en que incrementarán sus ventas a partir de la semana que viene, que ya llega el frío.

(Visited 298 time, 1 visit today)

About Natalia Sánchez

Estudiante de 3º de Periodismo