TAE: la enfermedad del invierno

A pocos meses del invierno, la presencia del frío y de las lluvias comienza a notarse. El reciente cambio de hora ha dado paso a días más cortos con menos horas de luz, días nublados y poco soleados. ¿Padece insomnio? ¿Está de mal humor? ¿Tiende a comer más?

El cambio estacional puede ser un grave problema para personas que sufren el TAE (Trastorno Afectivo Estacional), reconocido como enfermedad desde los años 80. La depresión estacional es un tipo de desorden que sufren algunos individuos cuando se reducen las horas de luz durante los meses más fríos. También existen casos de depresión estacional que se dan en verano y en primavera. Éste se ve “producido por las expectativas que uno tiene en épocas de calor, como por ejemplo que tu vida vaya a cambiar y ese cambio no se produzca. No es solamente sicológico, sino también sicosomático ya que los cambios de luz afectan a los ciclos vitales de tu cuerpo”, afirmó Carmen Melgar, licenciada en Psicología.

Los síntomas más comunes son la somnolencia, la fatiga, los trastornos alimenticios, la ingesta de alimentos con muchas calorías, que suelen derivar en aumento de peso y el aislamiento social. Los pacientes sufren dolores de cabeza, mal humor, irritabilidad,  pérdida de interés o  hipersomnia (necesidad de dormir más de 10 horas). La mayoría de estos síntomas son causados principalmente por la reducción de las horas de luz en invierno. El peso va aumentando en función de que los días se vayan acortando. A medida que la luz disminuye y  los días son más nublados, la depresión puede empeorar.

Ocurre lo contrario con la depresión estacional en primavera y verano, en la cual se reduce el apetito y se pierde peso. También pueden sufrir insomnio y episodios de ataques de ansiedad.

Según estudios realizados en Estados Unidos, 6 de cada 100 personas padecen este tipo de desorden. Países como Noruega o Suecia, situados en la zona norte del globo terráqueo, son más propensos a sufrir esta depresión.

¿Cuáles son las causas del TAE?

La Melatonina es una hormona que se encuentra de forma natural en el cuerpo. Su función es regular los  ciclos de sueño-vigilia, es decir los ciclos de día y noche.  El cuerpo produce esta hormona en mayores cantidades cuando hay oscuridad, y de esta forma se induce al sueño. Este compuesto puede empeorar los síntomas de la depresión, ya que las personas que sufren este trastorno suelen producir más debido a la reducción de las horas de luz.

La Serotonina es una de las sustancias que utiliza el cerebro para hacer diferentes acciones, es decir, es responsable de nuestra actividad y estado de ánimo. El estrés o los cambios hormonales son algunas de las causas por las que la serotonina se ve alterada. En el caso de la depresión, los niveles de esta sustancia descienden considerablemente.

¿Cómo tratarlo?

Existen diferentes tratamientos que curan  estos tipos de depresión. Los más habituales son  los fármacos antidepresivos, la psicoterapia y la luminoterapia o también llamada terapia con luz.

La luminoterapia consiste en exponer los ojos a una fuente luminosa, en este caso una lámpara especial, con el fin de engañar al cerebro y sincronizar el reloj biológico. Las sesiones se pueden realizar o bien en la consulta de un especialista o a domicilio con lámparas homologadas. Se realizan a diario y duran aproximadamente 30 minutos.

Se suele combinar con la psicoterapia para ayudar al paciente a analizar sus problemas y resolverlos. Además, trata la ansiedad, el insomnio, la irritabilidad o cualquier problema derivado de la depresión estacional.

“Estas personas deben dar largos paseos durante las horas en las que haya más luz, establecer una rutina del sueño y llevar una vida social activa”, concluyó Melgar.

About Natalia Sánchez

Estudiante de 3º de Periodismo