20-N / UPyD: “Ya no nos ven como locos aventureros”

Paraguas rosas, afiliados del partido, candidatos por Madrid y algún curioso que pasaba por allí. Poca gente acompañó ayer a la líder de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez,  en el inicio de esta campaña electoral.

UPyD elegía la céntrica plaza madrileña de Santa Ana para dar el pistoletazo de salida a la campaña hacia el 20-N. Un lugar talismán para el partido, y es que fue en esta plaza en donde hace cuatro años comenzó la andadura de Unión, Progreso y Democracia. Aquel día de 2008 veíamos a una Rosa Díez entusiasmada con su nuevo proyecto pero con la incertidumbre de no saber si conseguiría entrar en la Cámara Baja. Una legislatura después, y con un triunfo en las elecciones autonómicas y municipales del pasado mayo, a sus espaldas, los de Rosa Díez se presentan con la misma ilusión pero con la confianza de saber que tienen la fuerza suficiente para movilizar a una pequeña parte del electorado.

A pesar de la poca convocatoria, si algo se observa entre los componentes del partido es ilusión. Ni la lluvia, ni el frío hicieron  perder el buen ambiente que se respira en cada concentración de la marea magenta.

Jóvenes vestidos con un mono rosa y con una sonrisa de oreja a oreja eran los encargados de fijar en una pared los primeros carteles propagandísticos. Fran, uno de los afiliados más activos del partido, mientras pega su primer cartel grita a sus compañeros: “¡Corred!, sacadme una foto con el iphone que este es un momento histórico”… y puede que lo sea, ya que, como dice Carmen, otra simpatizante, “los que hoy pegan carteles vestidos con el mono, mañana serán los que concurrirán a las urnas, o por qué no, los que tomen el relevo de Rosa”.

Apenas cien personas se concentraban en la plaza pero se hacían oír bastante alto, hasta el momento en el que Rosa Díez tomaba la palabra. A diferencia de cualquier mitin de un gran partido, a la hora en la que la líder coge el micrófono, todos los asistentes escuchan con una escalofriante atención y en un silencio sepulcral las palabras de Díez, quien, aparte de dar un repaso a los grandes partidos, realizó un breve repaso de estos cuatro años de historia: “Ya no nos ven como locos aventureros sino como gente cuerda y responsable”, sentenció Díez.

Al mal tiempo, buena cara

José Luis Rodríguez Zapatero y José María Aznar también estuvieron presentes en el acto, al menos de la mano del humorista Javier Capitán, que fue el encargado de dar un toque de gracia a esta velada. Con sus imitaciones realizó una sarcástica crítica de la actual situación política. “Alfredo no me quiere en su mitin y me he venido aquí”, declaró Capitán imitando al presidente del Gobierno. El spanglish del ex presidente Aznar también causó las carcajadas de los asistentes: “Today es un important day para Spain”.

La alegría y el entusiasmo de los que ayer comenzaban una dura carrera de fondo invadían la céntrica plaza madrileña, pero la lluvia iba obligando por momentos a echar el cierre a este acto que recordó al realizado cuatro años atrás: con poca gente, pocos medios de comunicación, pero con la misma ilusión y las mismas ganas de querer cambiar las cosas. El 20-N veremos si Santa Ana se convierte en talismán para la marea magenta.

About Luis Renes

Estudiante 5º de Periodismo luisrenesmoran@gmail.com @luis_renes