La última Puerta Grande de “Antoñete”

“Viva el torero de Madrid”, “torero, torero”, se despedía la multitud concentrada frente a la plaza de Las Ventas de Antonio Chenel, más conocido como “Antoñete”. El diestro fallecía el pasado sábado a los 79 años de edad debido a una bronconeumonía.

Dieciséis años separaban este adiós de la última salida a hombros por la Puerta Grande de Las Ventas. El momento, retratado junto con otros claves de la trayectoria profesional del matador, da cuenta de la emotiva despedida de los ruedos del torero, que portaba el citado día un traje de luces lila ampliamente reproducido en la cartelería de la tauromaquia.

Por la capilla ardiente situada en la emblemática plaza de toros han pasado desde su apertura al público familiares, amigos, toreros y seguidores del toreo, y también personalidades de la cultura y la política se han acercado a darle su último adiós.

Madrid se despide de “Antoñete”

Las banderas de España y la Comunidad ondeaban a media asta y, poco antes del cierre, Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, hacía entrega a título póstumo al pequeño de sus hijos la Medalla de la Gran Orden del 2 de Mayo. Antonio Chenel ha sido una de las figuras del toreo claves de la segunda mitad del siglo pasado y su carrera se había desarrollado muy ligada a la capital que planea homenajearle con el nombre de una calle. El diestro se ha criado en la misma plaza que hoy lo despedía, de la que su cuñado Paco Parejo era mayoral y el que se encargó de cortarle la coleta.

Motivo de queja y decepción ha sido la imposibilidad de “Antoñete” de dar una última vuelta al ruedo, ocupado por los preparativos del concierto de Coldplay. Tras la salida a hombros por la Puerta Grande de Las Ventas se trasladaba el cuerpo al cementerio de la Almudena donde ha sido enterrado con un traje de corto por mortaja.


 

About Alba Romero Villa

Estudiante de 4º de Periodismo; Comunicación y Gestión de Moda.