Así se “cocina” un Loewe

¿Quién diría que no a un capricho? ¿O a un lujo de esos que, en los mejores casos, solo puedes permitirte una vez cada mucho tiempo? ¿Y a un Loewe? Quién no querría gastarse un poquito más de lo habitual para tener en sus manos (o mejor, en su hombro) una maravillosa pieza de esta firma española? Pocos son los afortunados que consiguen vestir uno, pero pocos son también  los que han podido descubrir que  la verdadera esencia de un bolso Loewe está en su proceso de creación.

El pasado 15 y 16 de octubre la firma LVMH tuvo la iniciativa de abrir sus puertas al público para dar a conocer sus secretos  y compartir con los presentes su tradición y excelencia artesanal.  Las jornadas de “Les Journées Particulières” tuvieron lugar en numerosas tiendas de Loewe de diferentes países, y Madrid no quiso ser menos. Su tienda, situada en Gran Vía 8, se unió a este proyecto y ofreció a todo el que por allí pasaba, cuv3 entre ellos, una muestra del buen hacer de sus diseños.

La entrada era pública hasta completar el aforo y solo algunos afortunados fieles a la marca recibieron invitaciones para el evento. Una vez dentro, la primera planta recibía a los asistentes con un amplio surtido de bolsos en todos los modelos, colores, formas y tamaños seleccionados del archivo histórico de la firma como muestra de su patrimonio. Sin embargo, y a pesar de su atractivo, lo interesante del encuentro se encontraba subiendo las grandes escaleras de caracol que decoran la tienda. Allí, dos expertos de la marca mostraron al público el proceso de fabricación de un bolso y las diferentes pieles con las que trabajan.

El maestro artesano, Rafa, mostró, en apenas diez minutos, cómo se crea uno de los bolsos más característicos de la marca, el “Amazonas”. Para ello contaba con una mesa de trabajo, algunas herramientas  y las 61 piezas que lo conforman (pieles y armaduras), pero todas ellas estaban separadas unas de otras. Poco a poco fue dando forma a todo ese caos que se extendía por la mesa y creó, de una manera sencilla, el famoso bolso.

Al tiempo que iba realizando la creación, comentaba con los asistentes pequeños detalles del proceso, que consta, sobre todo, de cuatro fases esenciales: corte, preparación (tinte, secado, estampación…) montaje y control de medios.  En todas ellas se tiene especial cuidado con el tratamiento de las pieles, de gran calidad y muy diversas (napa, ante…).

Transcurría el evento y surgió una duda: ¿Ahora que la firma (española) pertenece al grupo LVMH (francés) se ha cambiado también al grupo artesanal español por otro francés? La respuesta es no. Aunque la firma fuese adquirida en 1996 por el gran conglomerado de bienes de lujo, la artesanía sigue siendo totalmente autóctona, y continua una tradición que dura ya casi 30 años. La experiencia de trabajo y saber hacer es transmitida de expertos a principiantes, de modo que el proceso creativo aúna a varias generaciones con un mismo objetivo: crear piezas de calidad.

The Masters of leather (Maestros de piel)

Con motivo del evento, en la misma planta donde se dieron a conocer los secretos artesanales de Loewe, podían verse varios cuadros pintados por el artista Robert Clarke. Esta imágenes fueron creadas para el libro “The Masters of leather” como homenaje a la excelencia que ha caracterizado a los productos de Loewe desde durante 165 años.

El autor de las ilustraciones visitó en Barcelona las curtidurías, lugar en el que se seleccionan las pieles de la firma antes de ser enviadas a Madrid para su corte, cosido y ensamblado. En ellas se puede ver la estampación de las manos del autor como forma de ensalzar la importancia del trabajo manual tanto en la confección como en el modelado de sus artículos.

About Paloma Ruiz Vicos

Estudiante de 3º de Periodismo