Un riesgo llamado “remake”

Actores_serie_TelecincoEl afán por reinventarse y la captación de adeptos en forma de audiencia supone un ejercicio sacrificado para los guionistas y productoras de televisión, que buscan nuevas ideas y formatos para adueñarse de las estadísticas del “share” diario y posicionarse en cabeza con respecto a sus competidores televisivos. Más a día de hoy, donde la crisis económica y un público exigente dificultan la labor de creación de nuevas series que impacten con fuerza. Los “remakes” (producciones audiovisuales que reproducen fielmente la trama, personajes y ambientes de obras anteriores) han calado en las agendas de los profesionales del sector, buscando el éxito que obtuvieron en tiempos pasados. Pero no siempre triunfan tal y como se espera.

La última en caer ha sido “Cheers”, producida por Plural Entertainment y Tom Collins. Telecinco ha ordenado paralizar la emisión de los capítulos – tenía firmado dar dos temporadas  –  después de que los datos de audiencia reflejasen el poco tirón que tenía entre el público. Sus guiones serán revisados con el objetivo de regresar a la parrilla cuando el formato haya mejorado. Antonio Resines, Pepón Nieto, Alberto San Juan, Chiqui Fernández o Adam Jerzierski son algunos de los participantes de la famosa serie que triunfase en la década de los 80 y que fue emitida por la NBC.

El bar no tuvo la facturación que se esperaba

Antonio Resines, que protagoniza a Félix Simón de Aguirre (Frasier Crane en la adaptación original), auguró un notable éxito en vísperas del estreno del “remake” ochentero en Telecinco. El actor español confesó que la cadena “ha apostado a caballo ganador” y desafió a Mediaset España con que la audiencia no bajaría del 20% de share en cada emisión.

Ni mucho menos fue así. Sus inicios vaticinaban una cómoda presencia en la parrilla tras cuajar un 16% de audiencia y una media superior de 2 millones de telespectadores. Sin embargo, con el paso de los capítulos la serie dejó de tener fuerza, aparecieron las carencias de la trama y el público perdió el interés, acumulando un mínimo de 8,8% de share.

El esfuerzo por diferenciarse, clave en el éxito

La cultura del “remake” se ha acomodado en los últimos años en las cadenas televisivas. Su éxito depende de los gustos de la audiencia y de la voluntad por variar el formato y continuidad de su predecesora. Para el público y críticos de series y cine, el fracaso de “Cheers” se sitúa en que no ha sabido reinventarse con respecto a la trama original, según apunta una encuesta del portal Vertele. La falta de frescura, las risas enlatadas y un humor ochentero hacen “echar el cierre” a uno de las bares más clásicos de la cultura audiovisual.

El formato de Plural Entertainment en Telecinco no es el único fracaso. En 2010, TVE apostaba por  el clásico “Las chicas de Oro” con Carmen Maura, Lola Herrera y Concha Velasco como plato fuerte para recordar a Estelle Getty, Betty White y Rue McClanahan.  Tuvo una importante repercusión por los protagonistas, pero la emisión no duró más de una temporada. El mismo camino prosiguió “La chica de ayer“,  el “remake” de la serie británica “Life of Mars“. Se trataba de un proyecto de Antena 3 y un gran descalabro: su elevado coste por la adquisición del formato ya existente y una audiencia pobre condenaron a un producto protagonizado por Ernesto Alterio, Manuela Velasco y Antonio Garrido, entre otros.

Pero no todo son lágrimas; también hay sonrisas. Son el caso de “Yo soy Bea” y “Pasión de Gavilanes”, entre otros. La adaptación de origen colombiano “Yo soy Betty, la fea” dio la vuelta al mundo y proporcionó a Telecinco más de un 25% de audiencia.

Por su parte, “Pasión de Gavilanes”, emitida por Antena 3 siendo el formato original “Las aguas mansas” (1994), obtuvo un éxito notable tras completar las temporadas marcadas por la cadena, liderando la sobremesa con casi un 30% de share y destronando a Gran Hermano en su desenlace.

About Víctor Manuel Molina Pozo

Estudiante de 5º de Periodismo del Centro Universitario Villanueva. Twitter: @VictorMolina7