Los institutos arrancan el curso con polémica

Es, sin duda, la primera polémica del curso. Los profesores de la enseñanza pública se han puesto en pie de guerra para protestar por la decisión de la Comunidad de Madrid de recortar la plantilla y aumentar el número de horas lectivas que debe impartir cada docente. Cuv3 ha salido a la calle para conocer la opinión de los profesores y contrastarla con la postura de los responsables autonómicos.

Tanto la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, como la consejera de Educación, Lucía Figar, niegan la mayor, y rechazan que la medida implique recortes en la enseñanza pública, sino más bien la petición de que los profesores hagan “un esfuerzo complementario” en un momento en el que todos deben arrimar el hombro.

Según Aguirre, el proyecto implicará únicamente que, dentro de su horario de 37 horas y media, los docentes aumenten de 18 a 20 sus horas lectivas, aunque esto no necesariamente deberá repercutir en la calidad de la enseñanza. De esta manera, se conseguirá, a su juicio, que se siga manteniendo el sistema de becas o que se puedan sufragar los colegios bilinguës.

Los profesores, por su parte, aseguran que su portesta no se debe a un aumento de las horas lectivas, sino al modelo educativo que tiene la Comunidad de Madrid. Protestan porque esas dos horas lectivas suponen que los alumnos van a perder los apoyos que tenían antes; alumnos de compensatoria educativa, es decir, que vienen con un retraso curricular significativo, con dos cursos por debajo del nivel en el que están matriculados y que no pueden estar al nivel de su clase, dejarán de recibir esos apoyos extras empleados para que el nivel de estos alumnos vaya subiendo poco a poco hasta asemejarse al de su grupo, según denuncian los sindicatos.
 
“El profesorado madrileño trabaja hasta 37 horas y media dentro del instituto, no 18 cómo se está difundiendo”, matizó Carmen Méndez García de Paredes, jefa de estudios adjunto del I.E.S Joaquín Turina. Incluso después en casa la mayoría continúa trabajando. “Si las horas que se dedican a esa preparación se emplean exclusivamente a impartir las clases, se van a dar peor y no se va a atender bien a la gente que tiene necesidades especiales“, aclaró.

El segundo aspecto fundamental y de gran preocupación entre los profesores es que se produzcan despidos entre el personal interino. En la actualidad muchos de los puestos en la enseñanza no los cubre personal funcionario, sino  personal interino. Si se eliminan puestos de trabajo y como hay mas horas de clase, habrá menos horas complementarias. La mayoría de los docentes coinciden en que este modelo educativo va en detrimento de la calidad de la enseñanza.

(Visited 111 time, 1 visit today)