“Hay que pelear ante la crisis. Que el miedo no nos paralice”

“Tribulaciones de un directivo en paro” se titula el nuevo libro de Miguel Ángel Aguirre. Un libro sobre la confianza y el desempleo que narra la historia de Watson, un directivo de más de cuarenta años que acaba de perder su empleo y se enfrenta a un destino incierto.

Miguel Ángel Aguirre Borrallo, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, completó su formación con programas de gestión empresarial en el IESE Business School. Su carrera profesional ha estado vinculada, desde sus inicios, al sector de la Comunicación y las Relaciones Públicas. Comenzó su trayectoria profesional en ABC. Posteriormente ha desarrollado labores de director de Comunicación Corporativa del Grupo Ebro Puleva; fue director general de Burson-Marsteller, compañía de la que fue miembro del Consejo de Administración y director de Marketing y Comunicación de Indra. En la actualidad es director general de Edelman España, compañía independiente de Comunicación líder en el mundo, y colaborador de manera regular desde hace años en el Centro Universitario Villanueva, impartiendo clases sobre cómo hacer Planes de Comunicación para alumnos del último curso de Publicidad y RR.PP. Además, comenzará este curso a impartir clases a los alumnos de 2º de Publicidad y RR.PP sobre “Modelos de negocio en grandes grupos”.

P:  Los consejos que aparecen en su libro, ¿están dirigidos a directivos de multinacionales con una buena formación académica y una amplia experiencia laboral o se podrían aplicar a cualquier persona que se haya quedado sin trabajo?

R: Pueden aplicarse a cualquier persona. Es más, éste es un libro para todos: los que están fuera del circuito laboral en este momento y, sobre todo, para los que tienen trabajo. El libro habla de valores (como la confianza, la pasión, la esperanza o el agradecimiento), que son esenciales para cualquier persona, especialmente en los momentos de incertidumbre.

P: La autoconfianza que intenta transmitir el libro ante este problema ¿puede ser válida para las miles de personas que han perdido sus trabajos sin ocupar puestos directivos y sin tener una elevada formación académica?

R: Es vital. Está claro que hay situaciones que escapan a nuestro control y decisiones que nos vienen dadas y que, sin embargo, nos afectan considerablemente. Lo que sí depende de nosotros es la actitud con la que nos enfrentamos ante una situación, por complicada que sea. En este sentido, me gustaría animar a todos los estudiantes a leer el libro “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl. Es muy estimulante.

P: En relación a la 1ª Ley de Watson ¿cree que tal y como está la situación económica actual una persona en paro debería arriesgar un capital y lanzarse a un proyecto laboral personal?

R: Le animaría a que, entre todas las opciones, también incluyera la posibilidad de emprender un proyecto personal. Con las cifras tan elevadas de desempleo que tenemos en España, debemos tener una disposición al menos a plantearnos salidas hasta ahora inexploradas. Hace poco leí una entrevista con un ministro de la India, país que está creciendo de manera significativa, que decía que los estudiantes no salían de sus Universidades indias para buscar trabajo, sino para crearlo. Es un punto de vista muy interesante.

P: Respecto a las palabras del ministro indio… ¿cómo no tener miedo ante la crisis económica que padecemos? ¿Hasta qué punto cree usted que se puede sacar la fuerza para poder enfrentarse a un reto en España?

R: Con determinación. Con un buen proyecto. Con originalidad. Con ambición. Con pasión… La situación es dura pero hay que pelear. En España también tenemos muy buenos ejemplos de empresas de éxito. Tuenti puede ser una de ellas: como plataforma de comunicación, nació hace poco más de tres años y en este tiempo se ha convertido en la página con más tráfico de España y una con las de mayor tráfico en el mundo. Hoy es propiedad en su mayoría de Movistar. La sensación de miedo siempre va a existir. Lo que no podemos hacer ni admitir es que nos paralice. En el caso de la crisis económica actual, es la que nos ha tocado vivir a todos y, por tanto, hay que afrontarla, cada uno desde su posición y parcela de responsabilidad.

P: Dada la situación de muchos españoles que se encuentran en paro y que viven de lo que les da el Estado, ¿cree que es poco acertado que guarden ese dinero y no arriesguen?

R: No me considero autorizado para decir si esto es acertado o no. Cada uno es muy libre de hacer lo que considere más conveniente para sus intereses y los de su familia.

P: ¿Qué cree que frena el que una persona no “se espabile”, es decir, que no luche por salir adelante, que se acobarde?

R: Suele ser una combinación de factores propios de la personalidad y el carácter de cada uno de nosotros y de su contexto personal. Mi sugerencia es seguir las sabias palabras de  Séneca, quien dejó escrito  que “aquel que quiera hacer esto, se lo proponga y lo intente, emprenderá su camino hacia los dioses; y aunque no lo haya conseguido, al menos sucumbió en empresas de altos vuelos”.

P: ¿Cree que la psicología de una persona es un factor clave a la hora de esforzarse y luchar?

R: La clave está en una buena educación, basada en principios y valores que nos ayude a crecer, a desarrollarnos como personas en el sentido más amplio del término y a vivir en un ambiente de convivencia y cooperación. Nada en la vida es fácil ni gratis. A la Selección Española de Fútbol nadie le regaló el título de campeones del mundo…

P: Para concluir, cómo profesor de alumnos de último año de universidad, que está diariamente en contacto con ellos, que son personas que no están en paro pero que pueden terminar en esa situación al salir de la universidad, ¿que les diría?

P: Que si salimos a jugar el partido pensando que vamos a perder, pues perderemos. Rafa Nadal dijo en una entrevista este verano en El País algo muy interesante: que lo que te hace ganar es “querer ganar y querer hacer todo lo que toca para ganar. Querer trabajar cuando no te apetece. Saber aguantarte en los momentos complicados pensando que van a cambiar. Ser lo suficientemente tozudo para pensar que las cosas saldrán bien cuando no salen a la primera ni a la décima. Que la mente esté preparada para asumir dificultades para así poder superarlas”. Pues eso.

(Visited 150 time, 1 visit today)