Javi Nieves: “Hago el programa pensando que me dirijo a un solo oyente”


Con 16 años ya era un “enfermo de la radio” y soñaba con tener un programa despertador. Hoy, el presentador de Buenos días Javi Nieves se ha convertido en todo un referente de los “morning shows”, con su programa en Cadena 100.

¿Qué supone saber que con su voz se despiertan cada mañana más de un millón de oyentes?

Yo no soy consciente de eso. Cada mañana me planteo que voy a despertar a una sola persona, no a muchas, porque  pensar en una cifra me parece imposible, soy incapaz de visualizar juntos a todos los oyentes que nos ha atribuido el EGM. No sé ni dónde cabrían.

¿Cuál es la rutina del programa?

A las 5:15 estamos ya todos en la radio. Tenemos una primera reunión para ver si lo que hemos hecho el día anterior en otra reunión nos vale. Allí es donde comprobamos si ha ocurrido algo de relevancia en las últimas horas, alguna novedad, etc. Después ya nos metemos a hacer el programa, una vez que el departamento de producción empieza a trabajar. Luego preparamos algunas secciones del programa que están grabadas y cuando acabamos nos metemos en una reunión de contenidos de lo que va a ser el programa del día siguiente. Es una reunión eterna.

¿Qué supone este horario?

Me supone cansancio diario y ser muy esclavo de mi horario. Hay que ser muy riguroso. En esta época yo lo paso muy mal porque anochece muy tarde, me es más fácil llevar este horario en invierno, que puedes acostarte a las 21:30 o a las 22:00 y ya es de noche. Tienes que ser absolutamente alemán y cuadriculado con el horario.

¿Cómo se alcanza la meta de ser un presentador de un programa despertador?

Primero hay que plantarse esa meta. Los objetivos nunca se cumplen si no se plantean. Te mentiría si no te dijera que el objetivo de mi carrera durante muchos años ha sido conseguir llegar a hacer este programa. Luego también hay que ser muy perseverante y no decaer. Te puedes salir del camino aparentemente establecido y pensar que ya no lo vas a conseguir, pero no es cierto. En el momento en el que parece que más lejos estás de tu meta es cuando más cerca estás. Cuando yo empecé no era un becario, era un pringado. Me tocaba esperar cinco horas sin exagerar sentado en un sillón para que me atendieran y me hicieran una prueba. Pero un día llegó mi turno. Visualizas la meta, aspiras a ella, y con ilusión y perseverancia acabas consiguiéndola, aunque sea por pesadez.

¿Cómo se crea un sonido propio en la radio musical para diferenciarse de las demás emisoras?

Tienes que ver un segmento entero del mercado, ver dónde está tu hueco y, una vez que lo tengas claro y sepas a qué audiencia vas dirigido, situar a ese sector en el centro de la diana. Tienes que ir solo a por ese oyente y de ese modo abarcarás la diana completa, pero siempre tienes que apuntar al centro. Además, también es fundamental la relación con tu equipo. Esa buena sintonía que perciben los oyentes tiene que existir realmente. Si no existe no la podrías fingir, sería agotador. Es una relación que se trabaja día a día, respetándose, apoyándose mutuamente.

¿Cómo se presenta la nueva temporada?

Con mucha ilusión, pocos cambios y como si empezáramos un programa nuevo. Es muy cansado enfrentarte todos los años al reto de tener que innovar, por eso siempre he apostado por la constancia. He tenido otras oportunidades y ofertas pero siempre me ha gustado ser constante y no ir de lado a lado.

 ¿Un consejo para los estudiantes de periodismo?

Yo diría que son tres consejos: ilusión, trabajo y perseverancia.

 

About Victoria Gallardo

Estudiante de 5º de Periodismo