Un día para recordar

Cinco años dan para mucho, y si no que se lo pregunten al centenar de alumnos que el pasado viernes 10 de junio pusieron punto y final a sus estudios universitarios.  El salón de actos de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense fue el lugar donde los alumnos de Publicidad, Periodismo y Comunicación Audiovisual recibieron sus diplomas.

Luis María Anson fue el encargado de apadrinar la ceremonia. En una lección magistral poco académica pero que sorprendió a todos, Anson habló del mundo de la comunicación desde un punto de vista ético. La libertad y la verdad están intrínsecamente unidas, destacó, y recordó que para disfrutar de la libertad tenemos que saber la verdad y para llegar a ésta necesitamos ser libres.

Tras su intervención, que fue respondida con una larga ovación, los asistentes en la sala esperaban impacientes a que el secretario académico de Comunicación, José Bernardo, mencionara  el nombre del hijo, nieto o amigo que esa  tarde se graduaba. Uno a uno fueron subiendo a recoger  su título entre aplausos y alguna lágrima.

Muchas alumnas lucían tacones de infarto. “En un día así es muy importante el modelito”, explicaba una de ellas entre risas.

Los tacones no ayudaban a los nervios y algunas recogían el título con piernas temblorosas. Otros alumnos, en cambio, pisaban la tarima con seguridad como si se tratase de una pasarela.

Lo que si era común en todos era la sonrisa de alegría. Unos ya desean lanzarse al mercado laboral, y otros por el contrario prefieren seguir formándose y empezar un máster.

Contentos pero también con  algo de melancolía, recordaban lo que había supuesto para ellos la carrera. “Echaremos de menos Villanueva. Han sido cinco años geniales”, aseguró una alumna algo emocionada.

Recuerdos y emociones

Tras la clausura por parte de Álvaro Niño, director de Comunicación, el coro se alzaba con el famoso “laudeamus igitur”. Unas cuantas fotos, y deprisa a quitarse la toga para lucir “el modelito” y a disfrutar del cóctel junto con familiares y amigos. Y es que era momento para recordar las anécdotas vividas en estos cinco cursos con compañeros y profesores. Entre ellos  se encontraban los tutores de este último curso, como Carmen Fuente o Marisa Sarget, a la que se le saltaron las lágrimas cuando sus alumnos la rodearon para ovacionarla dándole las gracias. Y entre los asistentes no faltaron profesores de ningún curso.

En definitiva fue una tarde donde, los recuerdos, las anécdotas, las experiencias del pasado y los proyectos del futuro fueron los grandes protagonistas.

(Con información de Luis Renes)

About Beatriz Sainz de Rozas de la Serna

Alumna de 5º de Periodismo