“Ya somos licenciados”

Algunos de los recién licenciados (Foto: Luis Renes/Beatriz Sainz)Suena el despertador y los nervios dan paso al gran día. La víspera anterior, Facebook era testigo de que algo se movía entre los ya antiguos alumnos de la Facultad de Comunicación de Villanueva. “A 24h de graduarme y no tengo ni calcetines. Así es más emocionante”, comentaba uno de ellos en tono de broma. Para Verónica Escobar -alumna de Publicidad- casi lo más difícil de la graduación es encontrar el traje perfecto. Aunque a ella le costó más conseguir los zapatos. “No estoy nerviosa”, comenta mientras recuerda lo que ha significado cinco años en Costa Brava 2. Planes de comunicación y de marketing, exposiciones en público, aprender a trabajar en equipo… y sus asignaturas preferidas: Sistemas, Derecho y Arte.

Parece que fue ayer cuando se citó a todos ellos en octubre de 2006 para darles la bienvenida. Álvaro Niño y Félix Gallardo rompieron el hielo lanzándoles un órdago. “Si quieren y trabajan, ustedes serán los grandes profesionales del mañana”, aseguraron.

Cinco años después están un poco más cerca de conseguirlo. Eugenio Domenech, de Comunicación Audiovisual, sabe que le queda un largo trabajo para poder ganarse ese adjetivo, pero cree que la universidad le ha puesto las bases para serlo más adelante.

De momento su experiencia lleva buen camino. Ya ha trabajado en dos productoras y tiene expectativas para que en septiembre le hagan fijo. Eugenio, junto con otros compañeros, consiguió que ‘El secreto de las tortugas’ se pasease por los pasillos de la universidad, la canción que dio ritmo al Lip-Dup de Villanueva. “Fue el momento que más unión vi en la universidad”, dice la nueva periodista Belén Nieva. Para ella será uno de los grandes recuerdos que archivará junto con sus colaboraciones en la ONG que hizo su propia versión del ‘We are the World’, Villanueva Solidaria.

Quinto, un curso fugaz

Repartir comida entre indigentes y visitar la casa de los enfermos de las monjas de la Madre Teresa se han quedado en su retina. Académicamente, no podrá olvidar cómo repasó una y otra vez el trabajo de José Julio Perlado tratando de encontrar alguna falta ortográfica. Tampoco cuando en tercero hizo su primer reportaje. Era sobre boxeo y con él consiguió entrevistar a José Luis Garci. Se sorprende comprobando que quinto ha sido un curso fugaz. Ahora su mente sólo está pendiente de dos llamadas para poder hacer prácticas de nuevo en una radio durante el verano.

Los profesores ven ya a su octava promoción salir del nido. Algunos se quedan sorprendidos de la relación tan cercana entre ellos y los alumnos. La licenciada en publicidad Inés Lagos considera que a veces le ha parecido estar como en una gran familia.

La misma impresión tiene Carlos Risco, de Periodismo. Los dos no sólo comparten este punto de vista sino también la idea de seguir estudiando. Inés prefiere decantarse por profundizar en el mundo de la moda y el diseño. Carlos tiene un billete de avión esperando rumbo a Inglaterra. Su idea es invertir tiempo en adquirir un buen nivel de inglés antes de empezar a trabajar. De momento, parece no equivocarse. ‘Google Irlanda’ ha mostrado interés en conocerle y no se sabe –comenta sonriente- si esto puede traducirse en un futuro empleo en Dublín.

Los nervios del discurso

Quien más derecho tenía para estar nervioso era Armando Gutiérrez. Él era el encargado de dar el discurso como voz de los alumnos. Se tomó en serio su responsabilidad y no quiso defraudar a ninguno de sus compañeros. Compartió protagonismo con Luis María Anson, encargado de dar la lección magistral.

Ha merecido la pena llegar hasta aquí y haber dedicado la mañana a aprender a hacer el nudo de la corbata o a pasear con los tacones por el pasillo de casa. Victoria Sarlabous, alumna de Comunicación Audiovisual que sueña con dedicarse al mundo del guión, afirma que no es consciente de que ya haya terminado la licenciatura. “Echaremos de menos estos años compartidos”, comenta con actitud reflexiva.

Ya han pasado los agobios del primer corto de la carrera o de la elaboración del documental de quinto. El atardecer da paso a las caras de emoción, especialmente la de los padres. Un número muy significativo viene desde otras comunidades autónomas para ver el gran paso que hoy dan estos alumnos.

Marisa Sarget ha sido la encargada de facilitar el acto a los estudiantes, especialmente con el tema protocolario. Tiene experiencia con otras promociones anteriores, y por eso se ve segura para opinar que hoy es un paso de página. “Cambias de etapa y decides quedarte en la mochila sólo con lo bueno, lo malo quedó atrás”, dice.

Por tanto, “Gaudeamus igitur” que llega la hora de dar un gran paso sin temor a tropiezos dentro o fuera de este anfiteatro de la Facultad de Medicina de la UCM. “Vivant studiosi!”. Como dijo Modeste Munimi en la homilía de la misa de acción de gracias, “ahora empieza la universidad de la vida”.

2 comments

Comments are closed.