Los miedos que nos rodean

“La ruta nos aportó otro paso natural”. Si ha sido capaz de leer esto tranquilo, no padece aibofobia, miedo a los palíndromos (frase que se lee igual hacia delante y hacia atrás). Esta es una de las miles de fobias que nos rodean y que ni imaginábamos que podían existir. Fobia viene de fobos, que significa en griego “pánico”, y define un trastorno de salud emocional que se caracteriza por un miedo intenso hacia objetos o situaciones. O también se puede estar frente a un sentimiento de odio o rechazo hacia algo. Hay algunas fobias que se dan más a menudo en una determinada edad y en fechas especiales. Es el caso de la testafobia, el miedo a hacer exámenes frecuentes entre los estudiantes en épocas como febrero, junio y el temible septiembre.

Muchas de las fobias pueden resultar un tanto excéntricas y casi impensables. Este es el caso de la ablutofobia, miedo a bañarse o lavarse, algo que puede resultar muy desagradable para aquellos que rodeen al temeroso.

Pero otras como la agorafobia, el miedo a los espacios abiertos y a las multitudes resultan angustiosas por el simple hecho de pensarlo. El único deseo que tienen las personas que padecen este miedo es el de no salir de su hogar.

Pero quedándose uno dentro de su propia casa no es ajeno a las fobias, sino que puede ser el origen de una nueva. Es el caso de la coniofobia, un miedo irracional al polvo. Las reuniones familiares pueden convertirse para algunos en una situación insostenible donde la penterafobia sale a la luz. Es uno de los trastornos más comunes pero sus afectados no tienen conocimiento de que recibe este nombre: se trata del miedo a la suegra.

La alternativa a estos conflictos con la familia política puede ser salir a comer fuera. Una opción, un restaurante de comida china, pero cuidado porque aquí tampoco uno se libra de estos miedos. Debe saber que hay gente que padece consecotaleofobia, miedo a los palillos chinos.

 Los miedos de Hollywood

Estos trastornos los padecen cualquier tipo de personas y las estrellas de Hollywood no son menos. La coulrophobia es el temor a los payasos, y se sabe que el pirata más famoso del Caribe, el actor Johnny Depp, sufre esta curiosa fobia, mientras que Orlando Bloom no puede ver a los cerdos. Si el capitán Jack Sparrow tiene difícil lo del circo, el actor Mathew McConaughey se las ve y se las desea cada vez que va a un hotel y se topa con una puerta giratoria, ya que siente terror por ellas. Pero lo que de verdad sorprende de todos estos famosos son las contradicciones que se encuentran.

Un ejemplo es el pánico que tiene la actriz Carmen Electra, famosa por su papel en la serie “Los vigilantes de la playa” como socorrista en Santa Mónica, que padece miedo al agua. O lo mal que lo pasaría Megan Fox si tuviera que coger este periódico ya que sufre papirofobia, un miedo incontrolable al papel.

About Blanca Cañizares

Estudiante de 5º de Periodismo @blancanizares