Desde Buenos Aires para ver el Madrid-Barça

Antes de Messi y de Pepe, de Mourinho y Guardiola, mucho antes de que el Barcelona ganara 0-2 al Real Madrid en el partido de ida de semifinales de la Champions League,  las aficiones de los dos equipos habían disputado ya su propio duelo en las inmediaciones del estadio Santiago Bernabéu.

400 millones de espectadores de todo el mundo vieron el partido por televisión, pero solo unos pocos lo hicieron en directo. Cuv3 se acercó al Bernabéu para saber cómo se vivió el enésimo partido del siglo y comprobar que hay quien incluso viajó desde Argentina sólo para la ocasión

El tambor de “El Barbas” iba marcando los latidos de este punto del planeta que se convierte por una noche en el centro de todas las miradas. Este peculiar aficionado madridista llegado desde Ibiza y ataviado con un llamativo vestuario animaba a aquellas personas que se encuentran en los alrededores del estadio, entre ellos, múltiples extranjeros llegados desde diversas ciudades del mundo. Algunos levantan la cabeza contemplando el gran templo de juego y no pierden la oportunidad de hacerse una foto para el recuerdo.

“No es una foto sin más, es una foto muy especial porque este día es muy esencial para el futbol mundial”, afirma Fernando, un ecuatoriano que se siente orgulloso de poder ver en primera persona el estadio Santiago Bernabéu en una jornada tan importante como ésta, aunque lamenta no poder permitirse comprar una entrada para el partido. “Son tiempos difíciles, otra vez será”, dice.

Quienes sí han tenido más suerte son Carlos y Alberto, dos argentinos que cruzaron el charco específicamente para ver el espectáculo futbolístico. “Acabamos de llegar de Buenos Aires y nos vamos pasado mañana. Este es el primer monumento que vemos de la ciudad”, bromeaban estos dos aficionados al preguntarles por las visitas culturales que iban a realizar en la capital.

Desde Londres para ver el partido

“Es su regalo de cumpleaños”, afirma el padre de Gerhard, mientras su hijo de 11 años recogía las entradas en la taquilla. Ambos vienen desde Londres para disfrutar del encuentro.

Pero no sólo son extranjeros los aficionados que se encontraban rodeando el estadio minutos antes del esperado MadridBarça. Gregorio, con un gorro de chulapo, paseaba sin prisa por los aledaños del Santiago Bernabéu.

“Por supuesto que tengo mi entrada”, contesta este madrileño con cierta chulería castiza, “lo que pasa es que me gusta venir horas antes porque así te vas motivando, flipando y concentrándote en uno mismo… esas cosas que sólo las puede sentir un madridista de verdad”.

Aficionados del Barcelona en el Bernabéu

A medida que pasan los minutos se ven más camisetas y bufandas blancas, aunque también algún atrevido aparece con la equipación del F.C. Barcelona. Es el caso de Ángel, barcelonés residente en Madrid que no se ha querido perder este encuentro y quien se dirigía a trabajar. “Espero que no me peguen, ni en el campo esta tarde, ni en mi empresa en unos momentos”. “Es muy duro trabajar 12 meses al año al lado del Bernabéu, así que por un día me he permitido el lujo de disfrutar luciendo mis colores”, añade.

Gran expectación mundial la que levantó un encuentro futbolístico de estas características, pero la emoción volverá en sólo unos días, aunque en esta ocasión abundarán las camisetas y bufandas blaugranas. Los aficionados se aglomerarán en las inmediaciones del Camp Nou y el centro de todas las miradas estará en la ciudad condal.

Madrid o Barça, blanco o azulgrana, Messi o Ronaldo, Guardiola o Mourinho, Bernabéu o Camp Nou… aficionados separados por dos equipos pero unidos por una pasión: el fútbol.

About Luis Renes

Estudiante 5º de Periodismo luisrenesmoran@gmail.com @luis_renes