Twitter separa a las dos formas de entender el periodismo

Dos peces nadaban juntos por el mar, cuando se cruzaron a uno más anciano, que les saludó diciendo “Buenos días, ¿qué tal está el agua hoy?”. Los peces siguieron nadando en silencio hasta que finalmente uno preguntó: “¿Qué es agua?”

Con esta cita literaria, acompañada de un deseo (“ojalá nunca tengáis que preguntar `qué es periodismo´”) concluyó la moderadora, Montse Mera, la primera mesa redonda de las Jornadas de Periodismo en Villanueva. Fue el colofón a un encendido debate entre los partidarios del periodismo tradicional y los de las nuevas tecnologías.

Mera, coordinadora de Tercero de Periodismo, comenzó la presentación con Lucía Méndez, redactora jefa de “El Mundo”, que asumió la posición más conservadora en el debate frente a Javier Sanz, director de ADSL Zone, que apostó por la innovación.

Entre ellos, tanto físicamente como en opinión, José Romero, director de Comunicación de la empresa Vodafone.

Si bien la charla comenzó pausada, pronto las posturas opuestas de los ponentes comenzaron a aflorar. El primer tema que se discutió ya provocó controversia. Para Javier Sanz, Twitter es la herramienta más útil de la que dispone el periodista, mientras que Lucía Méndez tiende a desconfiar de los periodistas que se crean un perfil en la red social. “Yo escribo para los lectores, no hablo con ellos. No busco seguidores, escribo informaciones”, dijo. De igual modo habló de la falta de seguridad sobre lo que aparece en Twitter, poniendo como ejemplo algunas de las “bolas” más famosas y perjudiciales que han corrido por la red, como el tráfico de influencias de Alejandro Agag, la repetida muerte de personajes famosos o la aparición de la hermana perdida de Sara Carbonero.

La reacción de Sanz no se hizo esperar: “Es cierto que se ha perdido rigor, y el periodista ha perdido privilegios”. Según explicó, el privilegio perdido es el de escribir las noticias con tiempo, permitiéndose consultar todas las fuentes pertinentes.

Ajeno a la expectación que provocaba, Twitter bullía con los comentarios de los asistentes, que bajo el hashtag #jperiodismo” habían comenzado a discutir sus propias opiniones. La agitación del público era ya palpable, y aumentó aún más cuando la ronda de preguntas dirigió la discusión al debate sobre los derechos de autor en internet.

José Romero comenzó aclarando que los medios (tanto online como sobre el papel) han de ser viables económicamente para ser tan independientes como la profesión requiere, y esto solo es posible con los derechos de autor.

Tanto Sanz como Méndez dejaron de lado sus diferencias durante un momento para coincidir con la última frase de Romero: “Vosotros vais a producir ideas, y tenéis que vivir de ellas”.

Sin embargo, en un tema tan peliagudo y con puntos de vista tan diferentes, la calma duró poco. Contra las críticas de Sanz al elevado precio de la cultura, Méndez arguyó el evidente derecho de los creadores a vivir de su trabajo, “Si tienen dinero para salir de botellón, también lo tienen para gastarse 15€ en una película”, señaló. “Le garantizo que si de una fuente en el parque fluyera whisky con cola gratis, nadie compraría bebidas”, respondió Sanz.

A partir de ese momento, se volvió al tema del periodismo. El modelo de Orbyt promovido por el diario “El Mundo” fue reconocido por los ponentes como la mejor alternativa del momento.

Algunos profesores del Centro Universitario Villanueva también quisieron posicionarse, cerrando así la conferencia. Pilar Bernat se manifestó contraria a la Ley Sinde, aunque favorable a un nuevo modelo que permitiera el pago de derechos de autor paralelamente a la reducción lógica de coste que supondría la eliminación del soporte físico.

El punto final, sin embargo, lo puso el director del Título Propio, Félix Gallardo. “Tengo que decir una cosa, porque si no la digo, reviento”. El silencio se apoderó de la sala en un momento. “Considero aberrante la idea de que la inmediatez es la premisa fundamental del periodismo. Lo es transmitir la información contrastada y rigurosa. Eso es una tontería”.

Así pues, los asistentes empezaron a comprender que no conocer el objetivo último de la profesión era para un estudiante de periodismo lo mismo que para un pez no saber qué es el agua.

(Visited 98 time, 1 visit today)

About Miguel Morales

Licenciado en Periodismo

3 comments

Comments are closed.