Viaje a los fogones de Botín

En la céntrica calle Cuchilleros 17 se encuentra Botín, un lugar que huele a historia. Sus casi trescientos años lo atestiguan. Atravesar su antigua puerta de madera es como adentrarse en el Madrid de los siglos XVIII y XIX en un lugar donde Goya fregó platos y Hemingway tiene su propio rincón en una de las mesas.

Al igual que ellos, en las últimas décadas  los rostros más famosos de nuestros tiempos, como actores, famosos escritores, directores de cine o deportistas de más renombre se dan cita en un sitio que tras casi tres siglos sigue lleno de vida todos los días.

Con el trabajo de sus cien trabajadores, la comida castellana, entre la que se encuentra su famoso cochinillo, Botín logra que sus comensales no sólo queden contentos sino que abarroten los numerosos salones y comedores del histórico restaurante y cada día consigan alargar la vida del restaurante más antiguo del mundo reconocido por el libro Guinness de los Records, que data del año 1725. Y es que la crisis no parece haber pasado por el lugar, según nos confirma uno de sus responsables Antonio Sánchez.

Para comprobarlo, cuv3 se adentra en el famoso restaurante desde la fachada del emblemático lugar, a escasos 20 metros del lateral este de la Plaza Mayor. Una de las fachadas más conocidas de la capital al ser uno de los lugares más antiguos dedicados a la hostelería.

(Con información de Charlotte Pichon)