ESPECIAL CINE / López-Tapia, crítico invidente: “Valoro más la banda sonora”

A sus 55 años, Carlos López-Tapia es una referencia dentro del mundo del séptimo arte a pesar de un aspecto, a priori, relevante: perdió su visión a los 27 años. Aún así lideró durante 20 años el ya desaparecido programa de radio “Lo que yo te diga” y, actualmente, la web del mismo nombre. Y todavía le queda tiempo para hablar sobre su otra debilidad, Roma, en su libro recientemente publicado “Ave, Bárbaro”.

Pregunta: ¿Cómo desarrolló su pasión profesional por el cine?

Respuesta: La verdad es que yo llegué al cine a través de la radio, aunque me ha gustado siempre. Además, me atraía la posibilidad de transmitirlo a través de la radio siendo ciego.

P: ¿Cómo valoraría la situación del crítico de cine?

R: La crítica se está viendo acompañada por la opinión de nuestros amigos. El mejor crítico que existe, más allá del especializado, es ese amigo que coincide en gustos y en criterios, por lo que su potencia se está viendo disminuida.

P: ¿Su visión es distinta a la del espectador?

R: Sí, porque el crítico es una persona en la que se dan dos requisitos: ve cine por obligación y está completamente saturado por el número de cintas que se estrenan.

P: ¿De haber sido ciego toda su vida entendería el cine como lo hace ahora?

R: No, porque me faltarían referencias que yo tengo vistas en el mundo de cine y que en muchas ocasiones conducen a otros sitios.

P: ¿Qué detalles antes sin importancia ahora le son relevantes?

R: Lo que ahora valoro más es el lenguaje que está detrás de los diálogos, las bandas sonoras, los tiempos muertos que corresponden con primeros planos de los personajes o el lenguaje corporal a partir de los rostros.

P: ¿Falla la audiodescripción, sistema empleado en el cine adaptado para ciegos?

R: No lo sé, pero provoca una sensación de distanciamiento que es como ver toda la maquinaria de una película. Dificulta eso que se llama la suspensión de la credulidad: creernos la cinta a sabiendas que es una historia compuesta para nosotros falsamente.

P: ¿Es el 3D la solución a la piratería?

R: Lo que perjudica realmente al cine es el intercambio entre la gente en un círculo de amigos casi infinito. La solución es que la opción de Internet la ofrezcan las distribuidoras con una buena calidad y precio, aunque supone acabar con las salas.

P: ¿Qué le ha dado Roma para recopilar datos durante 30 años?

R: Es mi faceta psicopática más subrayada. Reconozco la trayectoria de mi cultura desde el pasado hasta hoy y eso a mí me apasiona, atrae, interesa. Viajar a Roma y perderse la oportunidad de saber lo que significa me daba pena.

P: ¿Sus clases en el Master de El País son una forma de devolver a su profesión todo lo que le ha dado?

R: Me gusta el contacto con gente nueva, que llega a un terreno complicado. Hay un sistema de café para todos que hace que la diferencia entre el contenido de un profesional y un aficionado pueda ser pequeña. Enseñárles a utilizar su propia comunicación es lo que más me interesa.

1 comments

Comments are closed.