El corto más premiado del mundo

Lucas Figueroa ya había escrito y dirigido dos cortos titulados ” Con que 24…ouch” y ” Boletos por favor“. Pero quería completar la trilogía con una pieza que estrenó hace dos años titulada Por qué hay cosas que nunca se olvidan. Para él estas tres piezas juntas formaban un pequeño proyecto previo a la realización de su primer largometraje.

Lo que no sabía es que este último cortometraje se iba a convertir en el más premiado del mundo. Eso sí que no se le va a olvidar nunca.

Desde su estreno, esta pieza no ha parado de recorrer el mundo representando a España en más de 500 festivales como San Petesburgo, San Sebastián (semana de cine fantástico y terror), Premio Melies (entregado por la Asociación Europea de festivales de cine fantástico), Berlín, Los Ángeles, Nueva York, Tokio, Málaga, FFF (Lund), Houston o Austin, entre otros. Ha ganado 300 premios en un año y medio, entre ellos una nominación a los Goya y dos preselecciones a los Oscar.

Todo esto, hasta tal punto que el responsable será galardonado este viernes 21 en Madrid en la sede de la Academia de las Artes y las Ciencias de España con el título que reconoce su carrera y su obra, la que según el Libro Guiness de los records es el cortometraje más premiado del mundo en menos de dos años.

Esta historia  de 10 minutos narra la venganza de cuatro niños a una vecina de la plaza donde están jugando al fútbol. De hecho, cuenta con el cameo del futbolista Fabio Cannavaro, y es que a pesar de ser un corto español, está rodado en italiano. La acción transcurre en Nápoles en 1950, fue rodado en Segovia, Lucas Figueroa es argentino, contó con un equipo técnico español y fue protagonizado por actores italianos.

Así de políglota es la pieza y no es de esperar, teniendo en cuenta que el director ha mostrado un carácter polifácetico, ya que aparte de sus labores de dirección ha realizado los de producción, dirección de arte, montaje y música. Y aunque éste sea el que pasará a la historia, todos sus trabajos han arrasado en los festivales. Ahora este cinematógrafo se encuentra trabajando  en un proyecto de largometraje en Hollywood y dos en España.

Opiniones de todo tipo, sobre si la historia de unos niños con mucho carácter que juegan a la pelota y lo que en sí narra el corto sea realmente merecedor de tantos galardones.

Lucas Figueroa comentó en su momento que es “una tragicomedia de humor negro ambientada en los 40 en un pueblito de Italia, rodado con niños, animales, en exteriores naturales y con una buena dosis de efectos. Algo así como un “caos” de producción, ¿no?”

Puede que muchos se hayan acordado de los juegos de la infancia, o de la típica vecina con malas pulgas que corta la diversión. Pero está claro que esta historia ha recorrido el mundo, consiguiendo mover algo dentro de los espectadores y el jurado, que le ha hecho merecedor de no sólo 300 estatuillas, sino el recuerdo de haber sido el corto más premiado del mundo.

About Carmen Prieto

Alumna de 3º de periodismo