El negocio del año: la venta de estufas

Pasadas tres semanas desde que la Ley Antitabaco entró en vigor, la novedad es que no hay ninguna noticia. Esta ley, que estaba prevista desde hace meses, ha hecho que los hosteleros de bares y restaurantes tengan que buscar soluciones alternativas a esta nueva legislación, lo que ha provocado que el negocio del año sea la venta de estufas y setas a estos responsables para que parte de su clientela habitual -o no- siga consumiendo acompañándose de un cigarro.

Entonces, ¿por qué se han agotado las existencias en la mayoría de los distribuidores? ¿Ha habido una falta de previsión?

En cualquier caso, ésta puede ser la nueva inversión de 2011, y es que la venta de estas estufas se ha disparado hasta tal punto que ya no existe stock de estos artículos, e incluso se ha llegado a aplazar su entrega hasta dentro de un mes. Para más complicaciones, hay que decir que no se fabrican en España, sino que provienen de China, Corea del Norte y el Este de Europa. De ahí el gran atraso de la entrega en la mayoría de los establecimientos.

“El precio sigue siendo el mismo”, afirma Mamen González, una de las responsables de la empresa Lumbre, a cuv3. Además, explica que el retraso de la entrega es prácticamente igual que el del año pasado. Ellos intentan ser puntales. “Tardamos en torno a 15 o 20 días, lo normal en estas situaciones”, afirman.

Por otra parte, otro negocio que ha visto su demanda algo más elevada en el sector textil es el de las mantas para resguardarse de frío ante las bajas temperaturas del invierno. José Manuel González, de la empresa Euromant textil, afirma que, aún así, ellos no han visto incrementado el número de ventas excepto en el ámbito nacional, que sí que se ha notado levemente la demanda de estas mantas.

Donde más se ha notado el incremento de estos artíulos ha sido en las zonas costeras de Levante y Andalucía, con incrementos de hasta un 300% y un 400%. Sin embargo, la colocación de estufas y setas en los bares está regulada exclusivamente en León y Segovia.

En la capital estará permitido montar una terraza entre el 15 de marzo y el 31 de octubre. El coste en una zona céntrica con ocho mesas ascenderá a 1.800 euros, mientras que tenerla abierta durante todo el año rondaría los 3.000 euros.

Y es que, en plena crisis, el sector hostelero es uno de los más afectados y sus responsables son los pioneros en buscar soluciones alternativas ante este tipo de leyes.

About Ana Muñoz de Frutos

Alumna de 3º de Periodismo y 2º de Comunicación y Gestión de Moda