Recursos limitados para 9.000 millones de personas

La superpoblación del planeta es un tema que ha preocupado a los científicos ya desde el siglo XVI. Sin embargo, hasta ahora el tema no ha sido tan alarmante. El problema no es solo que (según los datos de la ONU) en 2045 lleguemos a los 9.000 millones de habitantes, sino que cada vez hay más gente que consume los recursos del planeta al nivel de la clase media occidental.

En 1677 había 500 millones de habitantes, en 1930 ya éramos 2.000 millones, apenas 70 años después ya somos 7.000 millones de personas. Pero lo más alarmante es que cada año la población aumenta en 80 millones. Aun así un amplio sector de demógrafos afirma que el problema no está en el crecimiento demográfico sino en que antes de 2030 habrá más de mil millones de personas dentro de la clase media mundial. O lo que es lo mismo, una quinta parte del mundo que hoy pertenece a China y a India consumiendo como si de EEUU unidos se tratase.

Según el investigador francés Hervé Le Bras, las visiones apocalípticas de investigadores de los siglos XVII y XVIII como Thomas Malthus o William Petty podrían tener lugar si no se encuentra una manera de dar de comer a todas las bocas que están por llegar. Según esta corriente de la ciencia demográfica el no tener suficientes recursos para alimentar a todo el planeta provocaría una guerra mundial por los recursos que restablecería la normalidad, algo muy parecido a lo que sucedió en Ruanda durante el genocidio de los tutsi por parte de los hutu. Según Le Bras, el genocidio tuvo lugar por la superpoblación del lugar, que desembocó en un odio racial extremo.

Sin embargo, también hay corrientes más optimistas. El propio Thomas Malthus, al final de su obra, cambió de parecer y afirmó que en todas las grandes crisis de la humanidad han aparecido grandes mentes para repararlo, ya que  “la necesidad abre la puerta a la esperanza”.

Lo único en lo que se ponen de acuerdo todos los demógrafos es en la necesidad de reeducar a la población con el objetivo de que se consuma menos carne y agua y encontrar energías renovables de garantías. 

Otro punto importante, según algunos expertos, es educar a los países con mayor tasa de fecundidad (India y el África subsahariana) para evitar que la superpoblación alcance los 10.500 millones en 2045, según los cálculos más extremistas. Para ello es fundamental que las mujeres consigan suficiente autonomía como para poder decidir. En algunas regiones de la India ya se ha conseguido gracias a esto que la tasa de fecundidad baje del nivel de reemplazo.

Aun así el problema no está resuelto, como ha quedado demostrado en China o Bangladesh, donde aunque la media de hijos por pareja no es superior al 1,35 % su población no deja de aumentar. En el caso de Bangladesh se estima que lo hará hasta en 25 millones de aquí a 2050.

(Visited 255 time, 1 visit today)

About Jorge Saul Rodriguez

Estudiante 3 periodismo