Wikileaks vuelve a la carga

Esta semana ha estado marcada por las filtraciones de Wikileaks y la posterior detención de su fundador. No es la primera vez que Wikileaks desvela documentos secretos de EE.UU. pero sí la primera que publica tal cantidad de secretos tan comprometidos sobre la diplomacia estadounidense.

Los documentos revelados por Julian Assange han afectado esta vez a países europeos aliados de EE.UU. Según Wikileaks, ha habido espías en la embajada de Berlín y también se han investigado fiestas salvajes de Berlusconi con Gadafi y se ha vigilado a Sarkozy.

Hay nuevas revelaciones sobre los clásicos países con los que EE.UU. mantiene una disputa diplomática: Irán, Corea del Norte… Sobre Irán, los dirigentes árabes apoyan y valoran positivamente los esfuerzos estadounidenses por detener el programa nuclear del país presidido por Mahmud Ahmadineyad y dudan sobre el resultado de estos esfuerzos. Piensan que fracasarán.

Una opinión que no sorprende si nos fijamos en las relaciones entre nosotros y EE.UU. desde que Zapatero llegó a la Moncloa es que el gobierno estadounidense tiene en alta estima al rey Don Juan Carlos, pero desconfía del gobierno socialista desde la retirada de Irak. También la Audiencia Nacional y la Fiscalía General del Estado han sido salpicadas por casos sobre la muerte de reporteros de guerra como José Couso.

Las investigaciones llevadas a cabo en Turquía llevan a pensar que Erdogan, el primer ministro turco, a pesar de liderar un gobierno laicista, tiene una agenda islamista secreta.

Otra zona donde EE.UU. ha investigado es Latinoamérica. Las revelaciones son sorprendentes. Wikileaks afirma que el presidente boliviano Evo Morales padecía un tumos grave en la nariz. Lo que más sorprende son las opiniones de EE.UU. acerca de Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina. Las revelaciones afirman que EE.UU. desconfía de ella por su personalidad y su modo de trabajo. También pide información sobre su estado mental, la salud del fallecido Néstor Kirchner y piensa que la presidenta de Argentina es una inepta en política exterior.

Lo más grave es la orden del gobierno estadounidense de espiar la ONU. Se ordenó espiar al secretario general Ban Ki-moon y a los representantes de países conflictivos.

Las reacciones de los países afectados por las filtraciones pasaron de la alarma al ninguneo aunque EE.UU ha atacado a Julian Assange por las filtraciones.

(Visited 68 time, 1 visit today)

About Julian de la Torre

Alumno de 3º de periodismo