Corea del Norte sigue desafiando el orden mundial

La tensión crece en el panorama internacional después del ataque de Corea del Norte sobre la isla de Yeonpyeong en Corea del Sur donde murieron dos civiles y dos soldados. Estados Unidos y el país afectado han comenzando a hacer maniobras militares en las aguas fronterizas entre los estados enfrentados para disuadir al Gobierno de Pyongyang que se lo ha tomado como una amenaza.

No es la primera vez que el régimen de Kim Jong-il opta por un ataque militar en un momento de debilidad para mostrar su poderío. Los movimientos sucesorios del estado y las presiones de China y EEUU para su desarme nuclear ha sido lo que en esta ocasión ha hecho estallar la bomba norcoreana.  Pero el mayor ataque militar desde el final de la guerra en 1953 y el primero que afecta a civiles no puede pasar desapercibido y Seúl ya ha avisado de que si no cesan las hostilidades tendrán que responder.

Corea del Norte es una de las mayores potencias militares del mundo. Una guerra arrastraría a EEUU y como consecuencia probablemente a Europa. Pero los efectos que tendría no serían solamente armados, en una zona tan emergente como Asia un guerra sería devastadora para la economía mundial.

Pyongyang no cesa en sus hostilidades. Aunque no sea de manera directa sigue provocando a su vecino y al resto de occidente con la venta de armamento nuclear a uno de sus potenciales enemigos, Irán. Según las últimas informaciones llegadas desde el caso Wikileaks Corea del Norte habría vendido a Teherán unos misiles de largo alcance muy superiores a los que tenían hasta ahora el país persa.

Respecto a las posibles consecuencias hay dos teorías. La primera y más optimista es que Pyongyang solo busca fortalecerse antes de la sucesión al Gobierno que se llevará a cabo en un tiempo no muy lejano y que dentro de poco ni siquiera recordaremos este conflicto.

La otra, no tan optimista, es que EEUU entrará en guerra con Corea del Norte, y como consecuencia Irán podría  aprovechar la debilidad estadounidense para hacerse con el control de oriente próximo, algo que ven con mucho recelo sus vecinos árabes, que se han acercado a EEUU en busca de apoyo contra el “imperialismo” iraní.

Lo único cierto es que es prioridad evitar el enriquecimiento nuclear de Irán y Corea del Norte que podrían poner en jaque todo el panorama internacional.

(Visited 120 time, 1 visit today)

About Jorge Saul Rodriguez

Estudiante 3 periodismo