Villanueva Solidaria se mueve al ritmo de “We are the world”

Miércoles, 1 de diciembre. La cafetería del Centro Universitario Villanueva bulle de alumnos, incluso más que de costumbre. Alguien ha colocado una pantalla gigante y un proyector, apartando las mesas y reorientando las sillas. Poco a poco se va  haciendo el silencio. Es la presentación del último proyecto de Villanueva Solidaria, dos vídeos que no dejarán indiferentes a nadie.

Se apagan las luces y se enciende el proyector. Aparece en la pantalla el rostro de Kiko García en primer plano, marcando el comienzo de un corto que sólo puede calificarse como brillante, y del que muy pronto se hará el lanzamiento oficial. Lo de este miércoles ha sido sólo el aperitivo, pero ha servido para comprobar que los efectos especiales son tan buenos que parecen fuera de lugar en un vídeo hecho por estudiantes. La trama mantiene en vilo a todos los espectadores, que subrayan el fin del cortometraje con un estruendoso aplauso.

Apenas han empezado las felicitaciones a los creadores cuando comienza el siguiente vídeo. El ritmo lento del “We  are the world”, entonado por las principales estrellas de la canción del momento se derrama desde los altavoces. Los vítores y los aplausos comienzan cuando se descubre que el lugar de los cantantes lo ocupan alumnos y profesores del Centro Universitario Villanueva. Alicia Trelles, tapándose los ojos con las manos, se atrevía a asomarse  de vez en cuando a la pantalla.

Los directores de los vídeos, desde una esquina, observan la reacción del público. Han sido muchos días de grabación, al aire libre unos y en estudios otros, para realizar ambos vídeos. Gonzalo García-Nieto, uno de los participantes, recuerda cómo para el primero de ellos se tenían que cubrir al más puro estilo minero por los escombros que lanzaban las explosiones. La lluvia, el frío y los mosquitos convertían el vídeo en una misión imposible, como atestiguan las ampollas de Kiko.

Por su parte, tanto Alejandro Matas como su equipo llegaron a tener pesadillas con la canción “We are the world”, después de pasar semanas editando el vídeo para que encajase a la perfección. Óscar de la Fuente se queda con las grabaciones como el mejor momento. Profesores, alumnos  y personal se lo pasaron en grande, y lo dieron todo para conseguir que el resultado fuera espectacular, y en el primer día después de su presentación, ya habían llegado a las 300 visitas en You Tube.

Unos quedaban tan temprano que apenas había amanecido, y grababan con las primeras y mejores luces. Otros se volvían locos intentando compaginar las agendas de todos los profesores, y haciendo que Juan Echevarría y Mario Muncharaz les evitaran por los pasillos, previendo que se avecinaba una nueva petición. Platós o bosques, micrófonos o ametralladoras, el esfuerzo de ambos equipos ha conseguido sacar adelante dos proyectos completamente distintos, pero con el mismo fin.

Pero los meses de duro trabajo no tendrían sentido si se pierde de vista la meta principal: ambos grupos estuvieron de acuerdo en la importancia de la colaboración de los alumnos en la campaña, el principal objetivo de ambos vídeos.

(Visited 333 time, 1 visit today)

About Miguel Morales

Licenciado en Periodismo

1 comments

Comments are closed.