“Nos asustan las vacas locas y no el tabaco, que mata a 3.700 personas al año”

César Minué, médico de familia y asistencial perteneciente al grupo de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia, está acostumbrado a ver todos los días en su consulta las consecuencias del tabaco, tanto del fumador como del que está expuesto al tabaco. Por ello es un firme defensor de la futra ley antitabaco.

Minué ofreció una rueda de prensa en la Universidad Villanueva hablando de la Ley vigente que fue aprobada en 2005 y de su próxima ampliación que prohibirá fumar en todos los lugares de trabajo. Su labor por tanto es la de sensibilizar de los peligros del tabaco y en este caso convencer y defender sus argumentos ante la ley que se va a aprobar en el próximo año.

Desde el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo todos los que están más o menos implicados en el abordaje del tabaquismo están a favor de que se amplíe cuanto antes esta ley.

Según Minué, en España se calcula que hay unas 3.700 muertes al año por culpa del tabaco. Esto significa que entre seis y nueve personas al día mueren por esta causa, “pero nadie habla de esto. En cambio sí se hizo campaña con la Gripe A cuando las muertes al año no superan las 700”.

A su juicio, en esto tiene mucho que ver la percepción de riesgo que tenemos. El tabaco es algo que tenemos ya tan asumido, es tan corriente, estamos tan acostumbrados a ver cómo fuma la gente por todas partes que no le damos mayor importancia.

“Como es una cosa que en teoría parece que controlamos, parece que está en nuestras manos ese riesgo y la sensación del riesgo es menor”, asegura. En cambio, hay riesgos “nulos” que nos dan más miedo por el simple hecho de no conocerlos, como por ejemplo la enfermedad de las vacas locas. “La gente se asustaba y dejaba de consumir carne de vaca, pero a lo mejor no se planteaban que por su salud igual lo que debían hacer es dejar de fumar y no dejar de consumir carne de vaca”, señala este facultativo.

Con una ley amplia como la del tabaco se calcula que se podrían evitar unas 1.500 muertes al año entre gente que dejaría de tener enfermedad o morir por la exposición al humo del tabaco.

Además, Minué considera el problema del fumador pasivo como el motivo fundamental por el que apoyan este tipo de leyes; sobre todo por los trabajadores de hostelería, ya que es gente que no puede elegir: “Es gente que esta trabajando y no pueden evitar estar expuestos al humo del tabaco”.

Cuando este tipo de leyes se cumplen o cuando son totales, contribuyen a que haya más fumadores que dejen de fumar o a que disminuya el consumo en general. Pero lo que se ha demostrado más efectivo son la subida del precio, la prohibición de la publicidad y creación de espacios sin humo.  “La industria tabaquera necesita clientes continuamente y sobre todo porque se les mueren los que usan su producto. Por tanto, necesitan tener gente nueva que sustituya a los que se les van muriendo”, sostiene Minué.

Existen estudios que enseñan a que en los países donde se han implantado este tipo de leyes completas, es decir, que no permitan fumar en ningún lugar de trabajo, ha disminuido un 17% los ingresos en los hospitales por infarto. Esto supondría en España  9.000 ingresos menos al año por infarto.

Otro de los motivos de apoyar este tipo de ley por parte de este Comité es la desnormalizacion; “el tabaco hoy en día se considera algo normal y este tipo de medidas contribuyen a desnormalizar eso” argumentó Cesar Minue.

Respecto a las medidas que se han llevado a cabo para dividir los espacios sin humo, este doctor recuerda que no hay ningún sistema inventado que permita limpiar el humo de tabaco.

Cuando entró en vigor la Ley de 2005, la Federación Española de Hostelería decía que se iban a perder 20.000 puestos de trabajo y que se iban a perder 1.600 millones de euros de facturación. La situación fue contraria a lo que muchos pensaban, aumentaron en 34.000 puestos de trabajo más al año hasta 2008 y la facturación aumentó sólo en el primer año 2.200 millones al año.

Pese a todo, Minué confesó que si tuviera un bar sería de fumadores. “Tal y como están las cosas lo pondría de fumadores porque es muy probable que hubiese gente que en lugar de ir a mi local fuese al de al lado porque se puede fumar”, concluyó.