Testimonios de superación

Paco MorenoDesde hace cuatro años el Palacio de Congresos de Madrid acoge el Congreso de Valores. Una iniciativa de ADEMÁS Proyectos Solidarios que comenzó a celebrarse exclusivamente en Madrid, pero que gracias al éxito cosechado ya ha llegado a Zaragoza, Barcelona, Bilbao, A Coruña, Valencia y Sevilla.

El viernes 26 de noviembre era una fecha señalada en el calendario para muchos jóvenes. Un día en el que más de 2.500 personas se congregaron para escuchar unos testimonios que sirven de inspiración y ejemplo de lo que de importa, la superación personal en los momentos difíciles. Una jornada para hacer reflexionar a la juventud a través de las vivencias de tres ponentes:

Paco Moreno. Este joven abogado madrileño de 36 años cuenta con gran veteranía en el campo de la cooperación. Su voluntariado en Etiopía le llevó a afirmar que “no volvería”, aunque lo hizo, pero para quedarse definitivamente con su fundación Amigos de Silva.

Gracias a sus programas de nutrición y asistencia es la última esperanza para muchos en el continente africano.  “Ganar mucho dinero y tener una buena posición no lo es todo”, afirmó.  Relató su jornada habitual y mostró algunos de los alimentos que suministran, para ello se rodeó de varios voluntarios que repartieron entre la sala lo que para los niños desnutridos es su salvación.

Ante la dificultad, él mismo se ve como un ave fénix que resurge de sus cenizas a pesar de la adversidad, es más afirma haber hallado la felicidad. “Con 30 años tuve que ir fuera para encontrar lo que tenía dentro”, aseguró, animando a muchos jóvenes con sus palabras, “porque en vosotros está el potencial para cambiar el mundo”.

A continuación, Miriam Fernández tomó la palabra. Con pocos años de vida le diagnosticaron parálisis cerebral. Su capacidad motora quedó seriamente afectada aunque su superación y su constancia han hecho que pueda caminar, no sin dificultad y con ayuda de su andador, al que entre risas denominó como su descapotable. “No hay que esperar a que pase la tormenta sino aprender a bailar bajo la lluvia”, dijo. Esta es la frase que ha guiado sus veinte años de vida. Una vida que comenzó al ser dada en adopción y que cuenta con episodios terribles: burlas Miriam Fernándezde sus compañeros de colegio, la muerte de su padre o el infarto cerebral de su hermana, pero que contrasta con grandes alegrías: ser la campeona nacional de natación, ganar el concurso “Tú sí que vales” o lanzar su primer disco. Conforme crecía comprendió que la cuestión importante no era preguntarse por qué había nacido así, sino  para qué:Si se quiere se puede porque las barreras están en la cabeza de cada uno”.

Coraje y una constante sonrisa le sirvieron para superar tantos obstáculos. “El miedo es lo peor que se puede tener, nos anula y acapara nuestra mente”, afirma. Tras emocionar a la sala con su voz, finalizó con esta invitación: “Dad  lo mejor de vosotros mismos”, porque ésta es la clave para la felicidad.

De la mano de Shane O’Doherty conocimos la experiencia de un miembro de la banda terrorista IRA.  “Irlanda y yo somos uno”, declaró. Esta idea hizo que con sólo 15 años participase en actividades armadas. Comenzó hablando a un expectante auditorio de la triste historia y acontecimientos clave de Irlanda: la conquista británica en 1960, el Alzamiento de Pascua en 1916 y los posteriores Sacrificios de Sangre, la Guerra Civil o el Bloody Sunday;  hechos que auspiciaron el nacimiento de esta organización.  Su afán era eliminar esa “religiosa y sectaria barrera” que dividía el país. Ya de niño se preguntaba Shane O'Dohertypor qué había nacido en el lado incorrecto y por qué las calles estaban invadidas por policías y manifestantes.  El IRA tomó su nombre de un repetido grafiti de las casas de Irlanda del Norte: I Ran Away. Se encargó de crear bombas durante cinco años hasta que condenado a 20 años de prisión . Conocer al cura de la cárcel fue su salvación. Éste le invitó a leer el evangelio  donde descubrió que la violencia no era solución.

A partir de entonces envió cartas de perdón a las familias de sus víctimas, rodeado de amenazas de otros presos del IRA y ante la incredulidad de las autoridades  penitenciarias. “Estar en prisión me salvó la vida”, dijo. Sobre el conflicto vasco afirmó:  “Ningún gobierno debe negociar con gente que se dedique a la lucha armada” pues “el momento de hablar con el enemigo es cuando éste destruya las armas y dé pruebas irrefutables de que la guerra ha terminado”, del mismo modo que hizo el IRA en Irlanda, puntualizó.

Uno de los momentos más emocionantes fue cuando apareció un vídeo de Irene Villa, vicitima de atentado terrorista y periodista, que le dio las gracias por haber renunciado al terrorismo.

El acto se terminó con la entrega del premio a la canción Ay Haití, en la que participan conocidas voces como la de David Summers, Alejandro Sanz o Shakira, y producida por Carlos Jean, que recibió el galardón de manos de la embajadora de Haití en España, Yollete Azor-Charles.

Con multitud de aplausos y alguna lágrima se clausuró este emocionante y conmovedor Congreso hasta el próximo año.

About Coral Jaen

Alumna de 5º de Periodismo