Visita guiada por El Aaiún para periodistas españoles

El pasado 20 de noviembre llegaron al Sáhara dos periodistas autorizados por el Gobierno marroquí. Ana Romero y Tomás Bárbulo, de El Mundo y El País, respectivamente, consiguieron entrar en El Aaiún con el permiso de Marruecos. Pero, ¿por qué han podido entrar en la capital saharaui cuando otros periodistas han sido expulsados?

Marruecos no ha rectificado su bloqueo informativo, pero quiso utilizar a Romero y Bárbulo para que informaran de aquello que interesaba a los marroquíes. Ambos periodistas fueron guiados por las zonas en las que la víctima del conflicto era Marruecos, y no el Sahara. Pero la situación cambió cuando los periodistas españoles decidieron ir por libre.

Sin restricciones ni caminos marcados

Durante esta semana se ha vuelto a repetir el acoso a la prensa española en El Aaiún. Ana Romero, enviada especial de El Mundo, fue retenida el pasado viernes por no querer entregar su cámara a la Policía marroquí. La periodista estaba sacando fotos de edificios para un reportaje sobre la influencia española en El Aaiún, cuando dos policías vestidos de paisano le pidieron que borrara las fotografías y que les entregara la cámara. Romero se negó, permitiendo únicamente que se eliminaran las imágenes de soldados marroquíes. Durante la detención, que duró aproximadamente media hora, se le incautó el pasaporte.

Este no ha sido el único problema que le ha surgido a la periodista española. Este domingo, los teléfonos de Ana Romero fueron inutilizados. No sólo ha quedado fuera de servicio el móvil que le entregó El Mundo para que cubriera las informaciones, sino también el teléfono personal. La periodista ha quedado completamente incomunicada. La única forma que ha tenido Romero para contactar con España ha sido por medio del Depositario de Bienes de España, el único diplomático español en El Aaiún.

El pasado 23 de noviembre, las autoridades marroquíes informaron a Ana Romero de que “su misión en El Aaiún había terminado”, pero la periodista se negó a abandonar la capital saharaui. Desde entonces sufre un continuo seguimiento por parte de las autoridades de Marruecos.

Desde que se produjo el desmantelamiento del campamento saharaui de “Gdeim Izik” a principios de noviembre, han sido muchos los periodistas que han intentado entrar en El Aaiún. El equipo de Hora 25 de la Cadena Ser, con Angels Barceló al frente, consiguió burlar el veto informativo pero fueron expulsados tras permanecer varias horas detenidos.

A día de hoy, la periodista de El Mundo, Ana Romero, continua en El Aaiún. Pese al hostigamiento que sufre por parte de las fuerzas marroquíes, se encuentra en perfectas condiciones.

About Alejandra García Daniel

Alumna de 5º de Periodismo