El Arte de la Guerra, por José Mourinho

El pasado martes se disputó en Ámsterdam el partido de Champions League entre el Real Madrid y el Ajax,  que culminó con la goleada del equipo blanco, que metió cuatro goles. Pero por una vez el protagonismo del partido no lo tuvo el resultado.

Desde hace varias semanas el centro de atención no son los jugadores, sino el entrenador del equipo merengue, José Mourinho. Si no es por sus problemas con Manolo Preciado es por ser el primer entrenador al que aclama el Bernabeu. En cualquier caso, Mou crea expectación allá donde va. Y en el partido contra el Ajax no iba a ser menos.

Ahora la cosa se complica. El míster se ha metido con alguien más grande que él. La UEFA ha abierto un expediente disciplinario contra el entrenador y varios jugadores por “conducta impropia”. Estos jugadores son Xabi Alonso, Sergio Ramos, Jerzy Dudek e Iker Casillas. Como buenos pupilos solo seguían ordenes.

A falta de pocos minutos para concluir el partido, Alonso y Ramos estaban a una tarjeta de perderse el próximo partido contra el Auxerre -en el que el Real Madrid no arriesga nada-. Casualmente, ambos jugadores terminaron el partido con esa tarjeta roja tan esperada.

La polémica surge cuando tanto la UEFA como los aficionados al club y al fútbol se preguntan si estas tarjetas fueron intencionadas o no. En el caso de no haber sido expulsados de este partido, y si el arbitro les hubiera sacado la tarjeta amarilla en el siguiente partido, habrían tenido que ver la competición de octavos de final desde la grada. De esta forma, ambos jugadores pasan limpios de tarjetas. Sin antecedentes.

Pero, ¿se trata de una táctica de Mourinho o fue decisión de los jugadores? Todo indica que fue el mismo entrenador el que dio la orden. Xabi Alonso la recibió directamente, mientras que el mensaje llegó a Sergio Ramos tras pasar por varios intermediarios: Dudek a Casillas y Casillas al número 4 del Madrid.

Las cámaras de televisión no perdieron detalle. Y todo está grabado. Son esas mismas imágenes las que está analizando la UEFA.

Xabi Alonso y Ramos no han sido los únicos jugadores en llevar a cabo esta táctica. El fútbol nos ha dejado otros muchos ejemplos. En diciembre de 2008, Juninho Pernambucano y Cris, ambos jugadores del Olympique de Lyon, fueron sancionados con una multa de 10.000 euros a cada uno por forzar una tarjeta amarilla en el partido contra el Fiorentina.

Sea cual sea la sanción que interponga la UEFA, Mourinho ha conseguido lo que quería: restarle importancia al clásico. El entrenador blanco ha logrado quitarles presión a los jugadores y que estos se centren en otra cosa.

A pesar de ello, el gran día se acerca. El partido contra el Barcelona se jugará el próximo 29 de noviembre en el Camp Nou.

About Alejandra García Daniel

Alumna de 5º de Periodismo