Polémica para llevarse el voto

Un videojuego en el que la candidata del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, dispara a inmigrantes e independentistas o un vídeo de las juventudes de CIU en el que aparece un hombre disfrazado de España que se dedica a robar carteras por la calle. Son sólo dos algunos de los ejemplos de la entrega de la campaña mediante vídeos de las elecciones catalanas.

Vídeos que llevan circulando por la red desde hace semanas y que están creando polémica ya que buscan el impacto fácil de forma barata y sencilla.

Pero este invento está creando desprestigio a los políticos, ya que algunos califican estos contenidos audiovisuales de bochornosos, inapropiados y abusadores del tirón del sexo o los topicazos que hacen uso de la broma fácil para arrancar la sonrisa del espectador, como el PSC haciendo un guiño a la película La Vida de Bryan de Monty Python.

La política catalana, que se encuentra con más de siete partidos en discrepancia y con el disenterés y la indecisión de los ciudadanos, ha llevado a los candidatos a llevar a cabo estas fórmulas como llamada de atención a  los votantes.

Es el caso de una mujer que experimenta un orgasmo tras depositar el voto en la urna bajo el eslogan “votar es un placer” o en el que la actriz porno María Lapiedra pide el voto para Joan Laporta cantando y bailando en ropa interior por las calles de Madrid mientras agita una bandera catalana.

La videopolítica está en pleno auge, no sólo en España. Son famosos vídeos como los que ayudaron a Obama en su campaña electoral, en los que quiso ganar mayor popularidad con la ayuda de personalidades conocidas.

Los expertos  dicen que las imágenes son un elemento esencial para que algo permanezca en la memoria, ya que son más fáciles de interpretar que las palabras.

La sociedad se encuentra saturada de información política y no llegan ni la mitad de los mensajes políticos que se emiten y es por eso que los vídeos ofrecen una alternativa para crear notoriedad. Tanto vídeos oficiales del partido como anónimos circulan por las redes sociales para difundir mensajes de forma original.

La ideología está siendo sustituida o complementada con las imágenes. Esta campaña catalana demuestra muy bien la situación que está alcanzando el mundo de la política.

Pero como ha declarado el consultor político Iván Redondo, “la videopolítia se dirige a votantes de entre 18 y 35 años desconectados de la política y hay que sorprenderles”. A su juicio, esto ha aumentado la atención en la campaña, pero no en la mesa electoral.

Algunos asesores políticos opinan que la Red no sirve de altavoz hacia los medios de comunicación y otros afirman que son vídeos baratos y muy efectivos.

Lo que está claro es que se abre una nueva etapa en las campañas políticas. Ésta, desde luego, ha dado que hablar.

About Carmen Prieto

Alumna de 3º de periodismo