Los mineros de Nueva Zelanda no tuvieron tanta suerte

El mundo vuelve a sobrecogerse tras la explosión que se produjo en una mina en Nueva Zelanda, en la que 29 personas quedaron atrapadas. Si el planeta entero estuvo pendiente del rescate de los 33 mineros chilenos que tuvo un final feliz, en esta ocasión no es así. El Gobierno de Nueva Zelanda decretó el pasado miércoles duelo nacional después de registrarse una segunda explosión que terminó con las esperanzas de rescatarlos con vida.

“Desgraciadamente, tengo que anunciar a los neozelandeses que hubo otra explosión muy fuerte hoy a las 14h37 (las 4.37 hora penínsular) bajo tierra y que (…) nadie sobrevivió”, declaró el comandante de la policía Gary Knowles, que coordina las operaciones de socorro. “Todos murieron. Ahora iniciamos la fase de recuperación” de los cadáveres, dijo el responsable policial.

Se desconocen las causas que han producido la segunda la explosión pero el ejecutivo de Wellington establecerá  en las próximas semanas una comisión independiente para investigar las causas del estallido del gas metano.

Los mineros llevaban atrapados desde el pasado viernes y las familias, tras conocer la noticia, arremetieron contra la policía por haberse negado a bajar al pozo a salvar a sus seres queridos, según testigos presenciales.

Asimismo, en cuanto los expertos analizaron el aire constataron que había una cantidad excesiva de monóxido de carbono y gas metano e insuficiencia de oxígeno. Por ello, las labores de rescate se vieron paralizadas desde el primer momento.

Las edades de los 29 desaparecidos rondan entre los 17 y 62 años. Entre ellos había 24 neozelandeses, dos australianos, dos británicos y un sudafricano.

Jonh Key, jefe del Ejecutivo de Wellington, declaró  que después de tantos días de esperar y temer lo peor, finalmente llegó “la peor noticia posible”. A todos los que echaréis de menos a un ser querido, Nueva Zelanda está con vosotros”, agregó.

También señaló que el país celebrará una jornada de luto oficial durante la cual las banderas ondearán a media asta y el Parlamento respetará un minuto de silencio en memoria de las víctimas.

About Pablo Venero

Alumno 3º Periodismo