“Suárez se sentía tremendamente solo y buscaba el cariño de los demás”

“Suárez era un político acorralado, pero una persona entrañable”. Quien así le define es la periodista  Carmen Laviña, y lo hace desde la cercanía que le da haber sido su jefa de prensa durante los años más duros de su carrera. Su visión personal del ex presidente la ha plasmado en el libro “Recuerdos Prestados”, de la editorial Laberinto, que presentó en Madrid junto al fotógrafo de las ilustraciones del libro, Antonio  Suárez, en un acto al que asistieron, entre otros, el concejal del PSOE Pedro Zerolo y el senador del PP Juan Van Halen.

Carmen Laviña contestó a las preguntas de cuv3:

P:- ¿Qué le inspiró hacer este libro?

R:- Ver que se estaban haciendo series, libros…. y dando opiniones que no creo que se correspondieran totalmente con la realidad. O, al menos, con la realidad que yo había conocido de Adolfo Suárez y que había callado durante 28 años. Creí que era el momento de dar mi versión sobre el personaje y la persona.

P:- Como en la presentación de su libro dijo usted que tenía buena relación con Suárez, si tuviéramos que recordarlo con una palabra, ¿cuál sería?

R:- Democracia.

P:- Usted considera tanto a la clase política como la ciudadanía. ¿Somos conscientes del valor que tiene que hayamos tenido un presidente como Adolfo Suárez?

R:- Creo que durante mucho tiempo no solo no se ha sido consciente, sino que se la ha criticado o ignorado, pero en la actualidad, cuando ya han pasado unos cuantos presidentes por la historia de España y con la perspectiva que da el tiempo, tanto la ciudadanía española, como mundial, le dan a la Presidencia de Adolfo Suárez y a sus logros democráticos la importancia que han tenido para que España hoy esté entre los países más importantes de Europa.

P:- ¿Cree usted que está todo dicho o queda mucho por decir?

R:- Queda mucho por decir, pero quizá el momento político o las circunstancias del país no lo aconsejan. Habría que hacer un análisis exhaustivo de las “predicciones” que hizo Adolfo y cómo se han ido cumpliendo. Por otro lado, en muchos frentes estamos viviendo una situación similar a la que el se encontró (excepto que la democracia está asentada) que no se está sabiendo resolver quizá, por la bipolarización de la política española.

P:- ¿Cómo fue su experiencia de trabajar con Suárez? Me podría contar alguna anécdota curiosa o divertida que le haya pasado con Suárez.

R:- Si trabajar con él fue una experiencia extraordinaria para muchas personas, para una joven periodista como yo era fue algo “magnífico”. Pude comprobar la cercanía que tenía, el carisma. Era una persona con las ideas muy claras pero a la vez muy abierto a las opiniones. Era un hombre que se encontraba tremendamente solo y buscaba el cariño y apoyo de quienes le rodeaban. ¿Anécdotas? Pues quizá cuando le conocí que le llamé Sr. Suárez y me dijo llámame Adolfo. También me lo dijeron los periodistas que le acompañaban. Las anécdotas divertidas se quedan para la intimidad.

P:- ¿Cuál es el objetivo que pretende conseguir al escribir este libro?

R:- Que se conozca la faceta más personal de Adolfo: la de los sentimientos, que, en muchas ocasiones, no dejaba traslucir, para que sus enemigos políticos no creyeran que eran “debilidades”. Era un hombre entrañable que no se consideraba más que cualquier ciudadano, sino uno de ellos, que había llegado a ser presidente y que los estaba representando, por encima de todo.

P:- ¿Qué imagen ha querido dar de Adolfo Suárez?

R:- El Adolfo Suárez que se recompone tras dimitir de la presidencia, hecho que no ha ocurrido nunca más en España. El político traicionado y acorralado por todos los frentes (su propio partido, los otros partidos que él legalizó, la crisis económica, el terrorismo, la banca, la iglesia…). En definitiva la imagen de lo que fue: un hombre tremendamente solo, con muy pocas personas a su lado que le permanecieron leales.

P: -“Recuerdos prestados”, ¿por qué este título precisamente para Adolfo Suárez cuando ya sabemos que tiene la enfermedad de alzheimer?

R:- Precisamente por ello. Las vivencias que tuve con él se han transformado en mi cabeza y en mi corazón en recuerdos indelebles que quiero prestarle en estos momentos de “desmemoria”. Tengo que decir que el título se le ocurrió, precisamente al autor de las fotografías del libro, Antonio Suárez, que son recuerdos visuales de aquella época.

P:- Conociendo la enfermedad de Suárez, ¿qué tipo de relación tiene usted actualmente con él?

R:- Ninguna. Es su hijo quien decide quién le trata y quién no y yo no he intentado ponerme en contacto con él desde la enfermedad de su padre. Sólo le hemos invitado a la presentación del libro y se ha negado, como me consta que lo ha hecho con otros homenajes. Si estoy de acuerdo, o no, con su actitud es otra cosa, porque creo que Adolfo Suárez es un poco el padre de todos los españoles, que quieren saber de él y de los momentos por los que está atravesando.

About María Páez Sánchez

Alumna de 5º de Periodismo