Víctor Hugo pinta Los Miserables

Los amantes de los musicales están de enhorabuena. “Los Miserables” es el último espectáculo en subir el telón en la Gran Vía madrileña y llega en un momento de celebraciones: por una parte, los cien años de esta emblemática calle de la capital y, por otra, el 25 aniversario del estreno del musical en Londres.

Adaptada de la novela homónima de Víctor Hugo, el espectáculo narra una historia acontecida en la Francia del Siglo XIX. Sin embargo, se trata de una obra atemporal  por la vigencia de sus temas, que son a grandes rasgos el afán de superación, la lucha por la libertad, el amor y, analizando en profundidad, podemos encontrar una obra sobre la evolución moral del hombre y la bondad humana.

El musical ha sido representado en innumerables ocasiones, y poco a poco ha ido batiendo records: ha sido la producción de más tiempo en cartel en Londres, con 7.602 funciones en el teatro Palace, antes de ser transferido al teatro Queen, donde se estrenó el 3 de abril de 2004, y es ahora  el musical de más tiempo en cartel del mundo.

Por otra parte, en 1989 tuvo lugar la representación de “Los Miserables” con mayor cantidad de público: 125.000 personas acudieron a verlo en Sidney con motivo de la celebración de la fiesta nacional australiana.

Además, entre las filas de su elenco ha contado con actores que causan furor entre millones de adolescentes de todo el mundo como Nick Jonas, uno de los tres componentes de los Jonas Brothers, o Lea Michele, protagonista de la multipremiada serie musical Glee, quien interpretó a  Cosette en el año 1995.

“Los Miserables” de 2010 poco tiene que ver con la producción española de 1992. Para celebrar el privilegio de ser el musical de más tiempo en cartel de la historia, Cameron Mackintosh, productor de la obra, quería hacer algo especial y qué “mejor regalo que una nueva producción que mantuviese viva la originalidad de la obra” explicó.

Una de las principales innovaciones es la incorporación de pinturas del propio Víctor Hugo a la escenografía y decorados.“Hugo evidentemente fue un visionario; los dibujos que hallé eran a la vez abstractos, fantásticos y libres, con una gran calidad técnica -afirma Matt Kinley, encargado de la escenografía del show-. Como artista estaba muy por delante de su tiempo: hay muchos ejemplos en los casi 4.000 trabajos que demuestran sus experimentos con diferentes medios y procesos”

Detrás del musical  junto a Mackintosh y Kinley están Alain Boublil y Claude-Michel Schönberg, nombres vinculados a musicales como  “Cats”, “El Fantasma de la Ópera”, “Mary Poppins” o “La Revolución Francesa” y muy conocidos en el mundo de los espectáculo como autor y compositor respectivamente.

Con este nuevo espectáculo la capital madrileña reivindica, una vez más,  su lugar en el panorama cultural internacional, ya que se trata de la ciudad con más espectáculos en cartel tras Nueva York y Londres.

About Maria Paterna

Alumna de 3º de Periodismo y de Gobierno y Comunicación de Instituciones