Odisea con destino a Barcelona para ver al Papa

Tras la búsqueda del saco y la organización de las cajas de la comida, comienzan la tensión y los nervios. Un viaje de estas características necesita una preparación especial. Por un lado, la material, y por otro, la espiritual. La segunda es más personal y totalmente distinta para cada persona. La parte más organizativa y puramente material es igual en todas las casas.

Las ocho horas de autobús de Madrid a Barcelona para ver al Papa Benedicto XVI pasan más rápido rodeadas de gente joven con ganas de contar buenas historias. Lo primero es presentarse a los desconocidos. Había gente muy variada en el autobús.

Además, en cada parada, obligada para los conductores (por cada dos horas, media de descanso) conocíamos a más gente. Desde Andalucía, un grupo muy divertido; de Toledo, una compañía de jóvenes con ganas de tocar la guitarra y bailar a todas horas, y un sinfín de gentes e historias.

Una de las personas de mi autobús que más me llamó la atención era un búlgaro ortodoxo, que niegan la sucesión de Pedro, el Papa. Este joven afirmaba que para él el viaje era simplemente cultural, aunque a la vuelta, las palabras del Papa Benedicto XVI no le habían dejado indiferente.

Además de servirnos de las experiencias personales para amenizar el viaje, también nos servimos de la clásica película de viaje. Todos esperábamos que pusieran “La mujer que parió un tanque”, ya que entre los tres títulos parecía la más entretenida. Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos que la película no existía, y que además, sin saberlo, habíamos “decidido” ver “Star Trek”.

Acabamos todos palmeando las manos y comenzando un profundo sueño que culminaría en las puertas de Barcelona.

Por fin en Barcelona, a las 10:30 de la noche y tras ocho horas de viaje, más amigos y habiendo recuperado horas de sueño, nos dispusimos a comenzar la marcha. Cargados de mochilas de peregrino, el saco de dormir, cajas de comida llevadas entre dos, el clásico sombrero de paja y la cámara de fotos para inmortalizar todo.

About Alvaro Canosa

Alumno de 3º de Periodismo