El cine gratis condena a las salas

La industria del cine encontró su talón de Aquiles con la llegada de internet.  El nuevo frente que se abrió gracias a esta red de comunicación global supuso la llegada de la piratería, la infracción del copyright. El sector empezaba a notar cómo bajaban los índices de público que acudía a los cines o cómo se recaudaba menos debido al elevado precio de las entradas.  También ha supuesto el cierre de numerosos cines emblemáticos de la Comunidad de Madrid (cines como El Tívoli, Azul o España) que, aparte de los problemas citados, tienen que competir con centros comerciales que recogen grandes salas de proyección como Yelmocineplex o Cinesa. Una de las opciones que han acometido los dueños de estos cines es reconvertirlos en pisos, oficinas u teatros.

La mayor causa de esta bajada de la industria reside, como hemos dicho, en la piratería. En internet es muy sencillo encontrar aquello que queremos y de manera gratis. El auge de páginas webs como Cinetube o Películasyonkis, dan fe de ello. Su funcionamiento es sencillo, su labor es la de albergar enlaces para visionar películas online o descargarlas. Estos enlaces llevan a páginas webs utilizadas como servidores que almacenan los archivos, como puede ser el caso de Megaupload o Rapidshare.

Es curioso comprobar cómo, en España, se ruedan más películas de las que se estrenan o tienen una paupérrima acogida ( menos de cien espectadores). El motivo reside en las ayudas oficiales que existen para la industria del cine otorgadas por televisiones, gobiernos… que pueden suponer hasta el 50% de los costes de la película. Esto explica por qué se hicieron más de centenar y medio de películas durante 2009, de las cuales muchas ni se estrenaron, ya que no hay ni público que las vea, ni salas de cine que las emitan.

Las soluciones que se barajan residen en potenciar las producciones interesantes de cara al público, que puedan tener, previsiblemente,  una gran recaudación. Sin embargo, el tema de la bajada de los precios de las entradas se antoja imposible, ya que los costes de producción han aumentando  por la falta de público y la influencia de la crisis que sacude al país. Y más teniendo en cuenta que páginas webs como cinetube reciben en torno a las 800.000 visitas al día.

About Roberto Marcos

Alumno de 3º de Periodismo