Contador: culpable hasta que se demuestre lo contrario

El ganador más joven del Tour de Francia. Un ejemplo de superación cuyo palmarés no tiene nada que envidiar al de Miguel Indurain. Alberto Contador saluda a sus vecinos desde el Ayuntamiento de Pinto. Todo el que le conoce le describe como un “chico sano” y nadie piensa en él como un tramposo. Algunos indican que ha sido víctima de un complot, otros dices que ha sido mala suerte. Pero, ¿por qué Alberto Contador sigue sin subirse a una bici?

Una ínfima cantidad de clembuterol hallada en su sangre ha abierto la polémica. Contador ha sido sancionado injustamente. Expertos en la materia han demostrado que la cantidad encontrada no causa ningún tipo de efecto en el deportista. El español defiende su inocencia justificando que el clembuterol, una sustancia que se utiliza para el alimento de ganado bovino, estaba en la carne que cenó aquella noche. Los análisis previos dieron negativo. No obstante, la organización no permite que el ciclista participe en los próximos campeonatos.

El ciclista de Pinto ha realizado en los últimos días más entrevistas y ruedas de prensa que en toda su carrera profesional. Su voz, rota por la desesperación, ya no encuentra más razones para defenderse.

Pese a las declaraciones de expertos que han respaldado al deportista, el ganador español tiene que dejar la bici aparcada. El dopaje siempre ha acompañado a numerosos ciclistas en su carrera, pero en este caso no se puede afirmar que Contador se encuentre entre ellos. La presunción de inocencia no conoce a Alberto Contador. 

About Alejandra García Daniel

Alumna de 5º de Periodismo