¡Protege tu piel del frío!

A pesar de que nuestra piel tiene sus propios sistemas de autodefensa, con la bajada de temperaturas se resiente y se ve obligada a defenderse. El frío, el viento y la deshidratación originan o acentúan la sequedad, las rojeces, la tirantez o el aumento de cuperosis. Además, los cambios constantes de temperatura no benefician a […]