Una vida rodeado de escoltas: “Nunca tuve miedo a ETA”

juez-investigacion-ETA

Francisco Goyena fue juez durante 26 años en la Audiencia Provincial de Navarra, donde se llevaban instrucciones sobre casos de delincuencia del grupo terrorista ETA. Estos casos eran delegados allí por la Audiencia Nacional, quienes llevaban los casos concretos y más importantes.

Una Euskadi condenada por ETA

Inicialmente los juicios que se realizaban en Navarra eran aquellos que, en un principio, no tenía relación con ETA y que posteriormente se denominarían como la kale borroka (todas las acciones menores que realizaban personas vinculadas a ETA). En un determinando momento se considera que no debe haber una sola dinámica en los postulados. Posteriormente se consideró necesario por parte del entorno etarra hacer descender el sufrimiento de lo que estaba pasando el pueblo vasco. Eso supone que no solo ya sea considerado como único objetivo miembros del Estado, sino también toda la sociedad.

Se declararon una gran cantidad de objetivos del grupo terrorista, y con los que de manera ejecutiva se actuaba eran los miembros de seguridad del Estado, políticos y confidentes. Después existían una serie de “otros objetivos”, entre ellos los periodistas, las universidades y los jueces y fiscales. “Eras objetivo pero tampoco había constancia de que se fuera a realizar ningún tipo de acción salvo algunas excepciones”, recuerda Francisco Goyena.

De repente nada es igual

El asesinato de Lidón, un juez de Bilbao, establece un punto de inflexión para todo el personal de justicia. A partir de esto se empiezan a adoptar medidas de seguridad que en un inicio habían sido meramente recomendaciones. Con el trágico asesinato se impone a todos los jueces, magistrados y fiscales de Euskadi y Navarra un escolta.

La mujer de Goyena era magistrada también en Navarra. En ese momento tenía a su cargo como magistrada de vigilancia penitenciaria a un etarra condenado por haber puesto una bomba y haber matado a una persona. Se estaba pidiendo la libertad del terrorista alegando una enfermedad incurable que hacía muy dolorosa la estancia en prisión.

“La enfermedad del etarra no era penosa ni terminal. Aún sigue vivo”

Decidió no aceptar la solicitud, y comenzó una campaña contra ella, en la que incluían pintadas en la tamborrada de San Sebastián y pueblos alrededor de Pamplona que decían: “Juixa (su nombre) asesina”.  Con esto doblaron la escolta de su mujer.

En un momento dado se detuvo a un jefe de ETA en Francia y entre la documentación que tenía había datos no completos relativos a Francisco y su familia. Rubalcaba, en ese momento ministro de Interior, llamó a Goyena para explicarle lo que habían encontrado y ofrecerle subir la protección con más escoltas. “Rechacé más protección porque iban a ser cuatro escoltas y ya iba a ser demasiado”, explica.

“Ha habido compañeros que no han soportado la tensión y se han ido”

“Muchas personas me preguntaban que por qué seguía -recuerda el magistrado- yo siempre les respondía que a mí no me iban a echar ellos, que lo dejaría cuando fuese el momento o dijese mi mujer”. La mayor preocupación cuando te imponían escolta solía ser la adaptación de los hijos. En el caso de Francisco, los niños eran pequeños por lo que no les influyó bastante y aprendieron a crecer con ellos.

“Los escoltas te compensaban en el aspecto de que las medidas de seguridad ya no las teníamos que tomar nosotros -afirma-, recuerdo que cada vez que iba a llevar a mis hijos al colegio, bajaba yo solo al garaje, miraba todo el coche para descartar que hubiese algún explosivo y lo encendía. Así si había algo moría yo pero no mis hijos“.

La mentalidad consistente de que un grupo terrorista no les iba a derrotar por la fuerza del miedo y de las armas hizo que gran parte del personal judicial siguiese hasta el final. “Nunca tuvimos miedo a ETA. Teníamos que vivir, y prueba de ello llegamos a ir a San Sebastián sin escolta”, concluye Francisco. El “puede ser” no determina el “va a ocurrir” fue un principio fundamental para familias de jueces, fiscales y magistrados durante los años de auge del grupo terrorista, y esta… Esta es la razón por la que siguieron adelante sin miedo.

(Visited 158 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.