“Las redes sociales nos ponen en el ring”

Altas expectativas, miradas, susurros e incertidumbre son solo algunos de los detalles de los que hemos sido testigos en un debate del periódico digital The Objective sobre “La democracia y sus trolls: España y América en tiempos de fake news” en la Casa de América. Ponentes de renombre en el mundo del periodismo como Manuel Arias Maldonado, Máriam Martínez-Bascuñán, Myriam Redondo o Nacho Torreblanca han sido capaces de plantarle cara a uno de los temas más debatidos y temidos de los tiempos.

¿Son las fake news un peligro para la democracia? Así daba paso Ignacio Peyró, moderador de la conferencia y fundador de El Subjetivo de The Objective, a uno de los primeros informadores de la tarde, Manuel Arias Maldonado, politólogo, autor y columnista en El Subjetivo y El Pais. El ponente respondía con mucha tranquilidad que “afecta menos de lo que nos gusta decir”.

Desde su punto de vista profesional, asegura que se está exagerando sobre la dimensión, ya que el alcance de este tipo de noticias “no es tan alto”. Los términos troll y fake news van de la mano, aunque con alguna diferencia. Según Myriam Redondo, periodista y especialista en Verificación Digital, “los trolls son información que no se corresponden y las fake news se trata de información con alguna intención”. Sin embargo, ambas expresiones se desentienden de la búsqueda de la verdad en el proceso democrático en el que vivimos.

Vuelta a la Edad Media

Hay una cosa de la que todos los asistentes estaban en sintonía: hay un miedo generalizado a las noticias falsas. Ignacio Peyró hace referencia a la Edad Media y sobre cómo en esta época las noticias que se daban por escrito eran “consideradas sospechosas”. En la actualidad y con el rápido crecimiento de las redes sociales, hay una tendencia a creer cualquier información que consumamos a través de las mismas. Sin embargo, el principal cauce de estas noticias se encuentra en los chats privados que se hacen vía WhatsApp, principal aplicación donde se propagan noticias sin comprobación, ya que creemos ciegamente en quien nos la está mandando.

Hay una falsificación del sistema político, pretenden ser otra cosa que no son

Nacho Torreblanca, doctor en Ciencias Políticas y director de Opinión de El País, es el segundo aventurado de la tarde en someterse a una de las preguntas de Ignacio Peyró: “¿Qué es lo nuevo?”. En la situación actual que estamos viviendo considera que “hay una falsificación del sistema político, es decir, pretenden ser otra cosa que no son”, algo similar a lo que pasaba con Rusia alrededor del año 1905. Esto está provocando que en la actualidad haya dudas y se cuestionen muchas de las decisiones.

Se trata de una “estabilidad muy controlada” asegura Torreblanca, ya que esto hace que sea más fácil y barato imprimir globalmente las noticias falsas. Se podría concluir que, actualmente, el principal problema de la sociedad es no saber dónde leer las noticias y de qué medios fiarse.

Las nuevas ofertas en el mercado de la comunicación

A todo esto, la periodista y columnista de El País Máriam Martínez-Bascuñán tenía mucho que añadir: “El 97% de la información hoy en día está digitalizada, por lo que la capacidad comunicativa entra en un paradigma”. Se describe al inicio como una persona positiva y confiada, ya que considera que “los medios tradicionales irán encontrando su lugar y adaptándose a él”. Es normal que existan medios neutrales y compatibles con nuevos modelos en los que se ofrezcan aquellos contenidos que a la gente le interesa pagar, como por ejemplo Netflix. Es decir, “consentimos pagar por un producto de calidad y diferenciado”, admite la columnista de El País.

En Cataluña ya no hay una comunicación compartida, sino mentiras burdas

En la actualidad es fundamental controlar las noticias falsas, ya que de estas depende la calidad de la democracia y puede desembocar en la segmentación de la sociedad. Esta fue una de las ideas más comentadas a lo largo del debate de The Objective, donde se aseguraba que “en Cataluña ya no hay una comunicación compartida”. Estos efectos vienen como consecuencia de las fake news, ya que no son opiniones fundamentadas, “sino mentiras burdas”. Esto está provocando un crecimiento en el mercado, donde están desarrollándose nuevos medios y, por lo tanto, generándose nueva competencia.

Con el fin de la ponencia, se llega a la conclusión de que las noticias falsas llevan arraigadas el término negocio. Y no solo eso, sino que la sociedad está tan habituada a ellas que, sin darse cuenta, las promociona. Una de las preguntas más recurrentes es ¿por qué no se ponen medios para terminar con las fake news? Pero para esto, debemos entender que cualquier cosa que genere debate y revuelo lleva ligado una gran cantidad de dinero. Por lo que, sinceramente, ¿quién estaría dispuesto a perder millones por acallar un rumor?

(Visited 76 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.