San Valentín ya no es lo que era

Todos los 14 de febrero el amor flota en el aire, las tiendas lanzan sus productos con descuentos, los parques se llenan de enamorados, las floristerías se quedan sin rosas. Todo esto hace que nos entre un orgullo de celebrar este día de los enamorados con nuestra pareja.

Pero aquí el dilema, ¿se celebra San Valentín como hace 30 años, o ahora ya no se celebra porque está de moda el “no ser consumista ni capitalista”? A pesar de estos dos puntos de vista, las preguntas saltan a la vista: “¿Qué le puedo regalar a mi novio este San Valentín?” “¿Le gustará una escapada romántica con un desayuno en un hotel en Madrid?”

Quizás la sociedad haya cambiado

Para ello hemos querido preguntar a nuestros jóvenes para ver qué opinan de esta tradición. “Yo no sé ligar y soy tímida si me gusta una persona como para acercarme, por eso probé por Internet con la idea de no buscar nada serio. En ese momento pensaba que no buscaría algo serio en una app, pero las cosas no siempre salen como uno piensa, ahora hace más de un año que conocí a mi novio en Tinder”, afirma Inés, de 22 años. Con relación a las mentiras, asegura que “cada uno da la visión que él quiere de él mismo”.

“Aunque es un poco como en persona. Todos sabemos que hay gente que miente para ligar tanto en persona como on-line, pero entiendo que es más fácil de la segunda forma. En mi opinión, Tinder sí que tiene edad, en torno a los 18-30 años”, añade.

“Se miente en internet y también en la vida real”

Marta, también de 22 años, afirma que “hay que ser uno mismo siempre”. “Aunque por estas redes se suele mentir mucho desde tu edad, hasta tu peso, altura e incluso en gustos, uso la app, y si tendría que ponerle una nota final, sería un 7”, añade.

“Tengo una relación sacada de Tinder, y de momento funciona. Pero mi consejo para la gente vergonzosa que intenta usar estas apps para ligar o conocer a gente es que no se asuste porque no pierdes nada por intentarlo”, añade Hugo. Por su parte, Alejandro habla de otro punto de vista de estas aplicaciones: “Me he encontrado a mucha gente que conozco. Hay pocas aplicaciones para homosexuales y por esto mismo, es como un ‘barrio’ para nosotros, y ya nos conocemos todos. Y sí. Se miente mucho por estas redes, igual que en persona, pero para mí esto depende de la madurez de cada uno. Además de que cuando te descargas cualquier aplicación se nota quién miente desde el principio porque siempre se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”, asegura.

Si lo que se está buscando es una relación de amistad, creo que estas aplicaciones te pueden a ayudar poco, porque son muy cortas, según lo que cuenta la gente de boca a boca. Si, por el contrario, tanteas tener una relación duradera pasa lo mismo. Aunque siempre hay excepciones. “Conozco a gente incluso que se va a casar dentro de poco”, afirma Alejandro.

 

Susana Fernández, responsable de la agencia de comunicación de Tinder, señala que usamos la aplicación para que los usuarios de todo el mundo puedan entablar nuevas relaciones que sin la aplicación no habrían sido posibles.

En las aplicaciones de internet “no todo vale”, advierten los expertos

Según los datos que maneja esta empresa, se producen 1,6 billones de deslizamientos diarios, 1 millón de citas a la semana, 20 billones de ‘matches totales’ y la difusión abarca 196 países. “La seguridad está muy controlada”, afirman.

Para ello, hay que tener en cuenta que en Internet no todo vale, y menos en estas aplicaciones. El propio Tinder enumera los consejos para utilizar este San Valentín si se quiere conseguir pareja.

Esta es la relación de cosas que no hay que hacer:

1) Escoger nada más una o dos fotos para tu perfil: ¿Sólo pudiste coger 1 o 2 fotos presentables? ¿Es que no tienes más? ¿No tienes más fotos donde verte bien?

2) Tener Síndrome de Bono: Si eres el primo del famoso cantante Bono del grupo de música U2, esto te hará lucir radiante. Si no, podrán pensar que eres bizco, ¿no crees que es mejor dejarlas para tomar el sol?

3) Difundir publicidad engañosa: Todos sabemos a lo que nos referimos cuando vemos una foto que salta a la vista de un cuerpo perfecto o una cara perfecta. Y creeme, que esto no hará que tengas más oportunidades, muestrate tal y como eres.

4) Efecto puzzle: Mostrar una foto de tus labios, ojos, nariz, etc., por separado quizás no sea lo más recomendable que puedes hacer.

5) Retratarte en un solo lugar: Esto de los selfies es la última moda, pero quizás debas añadir más fotos en lugares que no sea el espejo del baño de tu casa.

6) Exhibirte con alguien del sexo opuesto: ¿Es tu hermano? ¿Tu novio? ¿Tu papá? ¿Tu novio que parece tu papá? Quizás debas dejarlo claro, no queremos equivocaciones.

7) Tu tableta de chocolate déjala para el gimnasio: Esto no es un programa de cocina. Ni mucho menos para que te cocinen ninguna pretendienta o pretendiente.

8) Quitarte la edad: Puedes engañar al sistema y hacer que tienes 20, sin embargo la impresión que darás no es esta.

9) Dale vueltas para llamar la atención: Evita las biografías típicas: Por ejemplo,  “Me gusta ir a cine, salir con mis amigos y comer en buenos restaurantes”… ¿Y a quién no le gusta?

10) Escribir una biografía desubicada: “No estoy aquí para encontrar pareja” … ¿entonces qué haces aquí?

(Visited 57 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*