Cristina Cifuentes: “Soy la misma de siempre… pero con experiencia”

A pesar de su apretada agenda y tras una comparecencia ante los medios junto al líder de la oposición, Ángel Gabilondo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, recibe a cuv3 en la antesala de su despacho. Lo hace con una amplia sonrisa.

Estudió Derecho y un máster en Administración Pública y Dirección de Empresas en la Universidad Complutense de Madrid. Después de tres años en el cargo, que compagina con el de presidenta del PP de Madrid, Cifuentes nos habla de ella, de sus sentimientos y de sus principios, de cómo decidió que tenía que ejercer un servicio público y de cómo ve su trayectoria en el Partido Popular.

Pregunta: ¿Qué cree que es fundamental para desempeñar un cargo público?

Respuesta: Integridad, capacidad de trabajo y vocación de servicio. La dedicación a un cargo público no tiene horarios, te debes a los ciudadanos y a las exigencias de cada momento. Quien piense que la política es un chollo o una plataforma de promoción personal, que se dedique a otra cosa.

No me imagino sin trabajar, porque llevo haciéndolo toda la vida

P: ¿Dónde se ve dentro de unos años?

R: No me imagino sin trabajar, porque llevo haciéndolo toda la vida. No sé dónde estaré, pero sí sé que, mientras tenga salud y ganas, seguiré en activo, ya sea en política o en cualquier otra actividad relacionada con mi experiencia y formación académica y profesional.

P: ¿Le gustaría ser presidenta de España si algún día su partido se lo requiriera?

R: Plantearme esa hipótesis sería contradecir el verdadero espíritu de la vocación de servicio. Ahora soy presidenta de la Comunidad de Madrid y eso es lo único que me ocupa y preocupa.

P: ¿Qué consejo daría usted a los jóvenes que se quieren dedicar a la política?

R: De alguna forma ya lo he dicho en las anteriores respuestas. La vocación de servicio es imprescindible. En política hay que estar para defender unos principios y para intentar mejorar la vida de los ciudadanos, no para ninguna otra cosa.

Me afilié al Partido Popular con dieciséis años

P: ¿Cómo supo que quería desempeñar un cargo público?

R: En realidad, mi planteamiento de partida no fue el de desempeñar un cargo público, sino el de adquirir un compromiso político y lo hice siendo muy joven porque me afilié al Partido Popular con dieciséis años. Me comprometí con unos valores, no entendía ni entiendo la política como un modo de vida. Por eso estudié Derecho, oposité y obtuve plaza de funcionaria del Cuerpo Superior Técnico de la UCM. Después, ese compromiso me ha llevado a la dedicación a la vida pública, lo que es a la vez un orgullo y una enorme responsabilidad.

P: Usted, como española y como ciudadana, ¿qué siente cuando ve lo sucedido respecto al tema catalán?

R: Siento un profundo malestar por el daño que han causado los independentistas y, a la vez, tranquilidad por la convicción de que nuestras instituciones funcionan. España es una democracia avanzada y quienes han promovido este desastre tendrán que rendir cuentas por ello, no solo ante la Justicia, sino también ante los catalanes, porque los han arrastrado a la fractura social y a la ruina económica.

P: Es muy importante adaptarse a los nuevos tiempos. ¿Cómo cree que debe evolucionar su partido?

R: Somos un partido de centro reformista, con un bagaje de éxito en la gestión y con vocación de conectar con una mayoría social cada vez más amplia. Eso nos exige total transparencia y una mayor apertura. En el Partido Popular de Madrid decimos que nuestra sede es la calle porque estamos pulsando permanentemente las inquietudes y necesidades de los ciudadanos  para  proponer las soluciones adecuadas en cada momento. Eso es lo que estamos haciendo y lo vamos a hacer cada vez más.

Contra la corrupción hay que actuar, no hablar. En el PP somos mucho más estrictos que otros

P: ¿Cómo definiría la sensación que se tiene cuando se destapan casos de corrupción en la política española?

R: Es una sensación de indignación, por el daño objetivo que causa la corrupción y por el deterioro de la imagen de las instituciones, en las que te aseguro que la inmensa mayoría de los cargos públicos desempeñamos nuestro trabajo con dedicación y honradez.

P: ¿Y cuando afecta directamente a su partido?

R: Cuando la corrupción afecta a mi partido, tengo muy claro cómo proceder: con la máxima contundencia. Por eso nos hemos personado como acusación particular en el caso del Canal de Isabel II, por ejemplo, y por eso en el Partido Popular de Madrid hemos establecido una línea de actuación de “tolerancia cero” frente a la corrupción y un código ético de enorme exigencia que obliga a dejar el cargo a quien sea imputado, o investigado, como se dice ahora. En otras formaciones, incluso en las que dicen representar una “nueva política”, están siendo mucho menos estrictos. Contra la corrupción no hay que hablar, hay que actuar.

P: ¿La volveremos a ver como presidenta de la Comunidad de Madrid?

R: Eso espero, si primero los militantes me dan su respaldo como candidata y si después obtengo el apoyo de los madrileños en las elecciones autonómicas de 2019. Tenemos en marcha un proyecto sólido en el que creemos y con el que estamos logrando importes avances sociales y económicos en la Comunidad de Madrid. Queremos seguir profundizando en él y contribuir a mejorar la vida de las personas en el día a día, como hemos hecho al sacar adelante medidas como el abono joven de transporte o al lograr un récord histórico de becas y ayudas para los estudiantes este año, con una inversión de más de 111 millones de euros.

P: ¿Cuál es el legado que quiere dejar en la política?

R: Creo que nadie podrá negarme mi esfuerzo y dedicación. Y en el balance de gestión, quiero que se recuerde mi Gobierno como un Gobierno que ha fomentado la tolerancia y el respeto y que ha logrado mejoras sustanciales en políticas sociales, en la lucha contra el paro y en regeneración democrática.

P: ¿Qué consejo le daría la Cristina Cifuentes de 2018 a la Cristina que comenzó años atrás en política?

R: La Cristina de hoy es la misma de entonces, con más experiencia. Creo que siempre he sido coherente. No le daría consejos.

La política me acerca a los sentimientos, aspiraciones y necesidades de la gente

P: ¿Cree usted que la política le hace mejorar humanamente?

R: Sin ninguna duda. La política me acerca a los sentimientos, aspiraciones, inquietudes y necesidades de muchas personas. Me gusta la gente. Conocer lo que los ciudadanos piensan y sienten es necesario para gobernar y es muy enriquecedor a nivel personal. La empatía es fundamental en el ejercicio de un cargo público.

P: ¿Qué le ha aportado a usted personalmente?

R: Muchísimo. Mi dedicación a la política me ayuda a ponerme en el lugar del otro, amplía mi visión del mundo y me hace más abierta y tolerante. También me ha hecho ser más positiva y optimista, porque me ha servido para comprobar que a base de trabajo es posible cambiar las cosas.

P: ¿Qué cambiaría de la política española?

R: La visión estrecha y sectaria, la que excluye y denigra al que piensa diferente, como hacen los secesionistas catalanes o Podemos con sus mensajes de rencor.

La entrevista es un adelanto del próximo número de La Correspondencia de Villanueva

(Visited 228 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*